ATRÉVETE

ATRÉVETE

Los insectos son el alimento del futuro y así puedes consumirlos

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, los insectos son el alimento del futuro, pues poseen un gran valor nutricional y ayudan a conservar el medio ambiente. Estas son algunas de las formas en los que puedes consumirlos sin que te produzcan asco.

María Morte
  Madrid | 24/05/2019
Insectos fritos en un mercado de Camboya
Insectos fritos en un mercado de Camboya | Pixabay

La entomofagia es el consumo de insectos por los seres humanos. Esta práctica es muy común en regiones de Asia, África y América Latina. Sin embrago, en los países europeos y norteamericanos está menos extendida.

Esta situación ya ha empezado a revertirse, pues desde el 1 de enero de 2018, debido a una renovación de la ley de la Unión Europea de “Nuevos Alimentos”, los insectos se han incluido en la lista de productos aptos para la venta y el consumo.

Según el informe realizado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), “La contribución de los insectos a la seguridad alimentaria, los medios de vida y el medio ambiente”, publicado en 2013, los insectos son el alimento del futuro.

Los beneficios del consumo de insectos

El consumo de insectos conlleva múltiples beneficios tanto para los seres humanos a nivel individual, como para la sociedad y el medio ambiente. El valor nutricional de los insectos, según indica el informe, está subestimado. Estos animales son una fuente indiscutible de proteínas: mientras que alrededor del 20% de la masa de la carne de ternera es proteína, en los insectos, esta cifra asciende al 50%. A su vez, los insectos aportan grasa polinsaturadas, comparables a las de las nueces o el aguacate, y son ricos en vitaminas y minerales, sobre todo en hierro y en zinc.

Asimismo, el consumo de insectos también tendría una gran repercusión social y medioambiental. Según este organismo de Naciones Unidas, los insectos son una solución 100% natural para acabar con el hambre en el mundo. En 2050 se prevé que el mundo estará habitado por 9.000 millones de personas, por lo que encontrar nuevas formas de alimentación se ha convertido en una tarea prioritaria. Los grillos, las larvas o los escarabajos, por ejemplo, son un producto barato, nutritivo y respetuoso con el medio ambiente que podría presentarse como una alternativa sostenible a la carne y el pescado.

De la misma manera, la producción de insecto es considerada como “ganadería de bajo impacto ambiental”. Investigadores de la Universidad de Wageningen (Países Bajos) han concluido que la cría de insectos comestibles es mucho menos contaminante que la de las granjas tradicionales, pues los gases que produce, metano y óxido de nitrato principalmente, son menos nocivos que las ingentes cantidades de dióxido de carbono que genera la ganadería convencional. A su vez, según los científicos de la FAO, los insectos son una opción extremadamente eficiente: de 2 kilos de alimento se extrae 1 kilo de masa de insecto, mientras que necesita unos 8 kilos de ganado para generar 1 kilo de carne.

En Edible, una guía gastronómica sobre los insectos escrita por Daniella Martin, se asegura que el sabor de estos animales es muy similar al de los frutos secos, debido a la concentración de ácidos grasos y a sus crujientes exoesqueletos. Sin embargo, cada insecto presenta ciertas peculiaridades: en la guía se asemeja el sabor del grillo al de la gamba, el de la larva al del champiñón y se asegura que las abejas saben a bacon. Si te interesa, aquí puedes conseguirla.

Opciones más occidentales

Sin embargo, en la cultura occidental, la grima que nos provoca este tipo de animales conlleva, lamentablemente, a que no aprovechemos las ventajas de su consumo. Por esta razón, múltiples empresas que se han propuesto revolucionar el mercado de la alimentación ya ofrecen a los consumidores productos que, aunque estén elaborados con insectos, su presencia resulta imperceptible al paladar.

La opción más explícita son los grillos salteados. En Europa se están convirtiendo en un snack bastante popular, que incluso admite diversos sabores. Un ejemplo son estos grillos crujientes con sabor sal y vinagre que podemos encontrar en Amazon.

Grillos salteados con sal y vinagre | Amazon

Para los menos atrevidos, la empresa americana Bitty Foods comercializa patatas chips hechas a base de insectos. Este snack, que aseguran no está frito sino tostado, se puede encontrar en tres sabores: Baja Ranchero, Salsa Verde y Spicy Molé.

Otra alternativa ingeniosa y saludable es la harina de insecto. Su sabor y textura son muy similares a la harina de trigo pero, al estar hecha a base de moscas, saltamontes o grillos, esta modalidad es baja en hidratos de carbono y tiene un alto contenido proteico.

Introducir insectos en el mundo fitness ha sido todo un éxito, ya que la opción que más ha calado entre los consumidores europeos son las barritas de proteínas de grillo. Los snacks Insectfit , disponibles en Amazon, son uno de los productos mejor valorados por los usuarios de la plataforma. Cada barrita energética equivale una media de 14 grillos y se pueden encontrar en tres sabores, chocolate, fresa y pina, que hacen que el gusto a grillo pase completamente desapercibido. “Reconozco que al principio me daba un poco de cosa lo de la harina de grillo, pero la verdad es que después de probarlo estoy muy contento con la elección”, es la opinión más repetida.

Barritas energéticas a base de insectos | Amazon

Como has visto, los insectos no sólo representan el alimento del futuro, sino del presente. Deja a un lado los estereotipos y lánzate a probar este saludable alimento en sus múltiples variedades.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.