El Doctor Frank Netter es el responsable de estas ilustraciones, y aunque parezca extraño, las realizó en los años 30 del siglo pasado

Por aquella época Netter era un estudiante de medicina que quería sacarse un dinero extra como artista

Pero este joven licenciado empezó a prosperar en el arte, más de lo que habría pensado, y logró vender algunas de sus ilustraciones por 1.500 dólares, una gran suma para la época

La Gran Depresión hizo que los enfermos pudientes no abundasen, la crisis tocó a todos los sectores y el joven Netter desistió de ejercer la medicina y se dedicó en cuerpo y alma a la ilustración.

Por ilustrar varios anuncios publicitarios llegó a ganar la friolera de 7.500 dólares, una fortuna en plena década de crisis.

Dibujó para hacer prospectos y libros médicos, y hoy su obra se cifra en unas 4.000 ilustraciones repartidas en todo tipo de proyectos, tanto de publicidad como de divulgación médica.

Su estilo era realista, limpio y moderno, y así logró que su impronta llegara a calar en los libros de medicina de varias décadas, hasta seguir publicándose incluso en los años 90.

Ahora su valor artístico trasciende, pues han sido varias las generaciones de americanos que han crecido viendo sus posters en la consulta del médico, y por eso, y el uso del color y de los modelos, ha llegado a ganarse un lugar en la cultura pop americana.

Gracias Frank, nadie retrata el sufrimiento humano como tú.