Los live-streamers son un híbrido entre instagramer y webcamer. Si no conoces qué son los webcamers te lo explicamos.

En Occidente, generalmente, son chicas que hacen shows eróticos en una especie de stories en directo que puede durar horas.

Durante ese tiempo, contestan a los fans, y realizan pequeñas pruebas que ellos les imponen.

Los fans, además, pueden darles dinero en directo, en forma de pequeñas propinas, como si fueran strippers.

Así funciona también el 'Live-Streaming' chino, pero sin contenido sexual. Estas chicas pasan jornadas de ocho horas enteras mirándose al móvil, como si este fuera un espejo mágico, y haciendo su vida frente a una inmensa audiencia de fans.

Comen frente al móvil, cantan en karaoke, se maquillan o hablan de cualquier cosa. Es como un reality show, pero con una sola persona. O como un directo de Instagram, que acaba ocupando toda una jornada laboral del ídolo.

Aquí, los fans también pueden gratificar a la estrella con sus regalos: dándoles propinas en tiempo real que demuestran cuánto les gusta lo que ven.

El documentalista norteamericano, Noah Sheldon, está produciendo una serie de reportajes sobre los nuevos trabajos de la china seudocapitalista, y en uno de sus capítulos hace un seguimiento a esta chica de 23 años, Zi Jing, una celebrity china gracias al life-streaming.