HABLAMOS DE ARMAS CON JÓVENES DE EE UU TRAS LA MATANZA DE PARKLAND

HABLAMOS DE ARMAS CON JÓVENES DE EE UU TRAS LA MATANZA DE PARKLAND

"Cuando cumplí ocho años me regalaron mi primer revólver. Para mí, era un juguete"

Preguntamos a varios jóvenes su opinión sobre el amor de sus compatriotas por las armas, la necesidad de una mayor regulación o la poderosa influencia de lobbies como la Asociación Nacional del Rifle (NRA). De Nueva York a California, pasando por Oregon, Oklahoma, Cincinnati o Florida, escenario de la última tragedia en la escuela Parkland, que dejó 17 víctimas mortales.

Skyppy vive en Portland (Oregon), pero creció rodeado de armas en Texas.
Skyppy vive en Portland (Oregon), pero creció rodeado de armas en Texas. | SKYPPY

DANI CABEZAS | @danicabezas1 | Madrid | 26/02/2018

El vídeo se hizo viral hace pocas semanas. Una jovencísima estadounidense, que a este lado del charco ni siquiera podría entrar a una discoteca o ejercer su derecho al voto, recibía a manos de sus padres un regalo muy especial: su primera escopeta. La emoción le impedía hablar.

Cada día, 309 personas reciben un disparo en EEUU. 93 de ellas mueren. En un año, eso se traduce en 114.994 heridos, de los que fallecen 33.880. Sólo en lo que va de 2018 ya han perdido la vida más de 1.800 ciudadanos por este motivo, una auténtica anomalía en cualquier país considerado desarrollado. Y ante las últimas tragedias en escuelas, Donald Trump aboga por armar a los profesores. El debate está servido.

Preguntamos a varios jóvenes su opinión sobre el amor de sus compatriotas por las armas, la necesidad de una mayor regulación o la poderosa influencia de lobbies como la Asociación Nacional del Rifle (NRA).

Michael (33 años, paseador de perros. Nueva York)

"Mi opinión sobre las armas está en la línea de lo que piensa la gran mayoría de los estadounidenses: el acceso a ellas debería ser muchísimo más difícil. Necesitamos requisitos más duros para quienes quieran poseer una. Y las consideradas armas de guerra, como los fusiles de asalto, deberían estar completamente prohibidas. No quiero ser el próximo objetivo".

"La pregunta es inevitable: si la mayoría de los estadounidenses, tal y como dicen las encuestas, están a favor de una mayor regulación en esta materia, ¿por qué no va la política en esa misma dirección? La explicación es que toda nuestra política está dominada y regida por el dinero y los intereses, y no por lo que quiere la gente. Así que no: en realidad no vivimos en un país democrático".

Skyppy (39 años. Geólogo. Portland, Oregon)

"Crecí en Texas, rodeado armas. De hecho, cuando cumplí 8 años me regalaron mi primer revólver. Así que disparar era absolutamente normal: para mí, las armas eran un juguete. Y estaba acostumbrado a cruzarme con gente armada y a ver a mi padre durmiendo junto a un rifle cargado. Mi manera de pensar cambió a raíz de la matanza de Columbine".

EE UU debate, de nuevo, el uso de las armas, tras la matanza de Parkland | Agencias

"Los defensores de las armas se escudan en la segunda enmienda. Pero en el momento de su redacción, los rifles de asalto no se habían inventado. EEUU no tenía un ejército para proteger su soberanía, por lo que era necesario permitir a los civiles poseer armas de fuego para ayudar a prevenir rebeliones o insurrecciones".

"Hay quien dice que la segunda enmienda da a los civiles la posibilidad de derrocar a un gobierno tiránico. Pero EEUU tiene el ejército más grande del mundo: nadie en su sano juicio pensaría que puede enfrentarse a él con su arsenal de armas y municiones".

"Cuando los defensores de las armas se enfrentan a niños muertos, quizá deberían preguntarse si su derecho a poseer ese juguete está por encima del de los demás a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad".

Rick (34 años. Dueño de una escuela de artes marciales. Tulsa, Oklahoma)

"Considero que el acceso a las armas en EEUU es el que tiene que ser. Creo firmemente que la gente tiene derecho a defenderse: en la actual atmósfera de violencia que vive este país, las armas de fuego son necesarias".

Rick defiende firmemente el derecho a acceder a las armas. | RICK

"De la misma manera, defiendo la constitución americana y la declaración de que Dios nos ha dado el derecho a defendernos. Ese derecho no puede ser eliminado por el hombre".

Monica (24 años. Profesora. Gainesville, Florida)

"Estoy en contra de la tenencia de armas. Se me hace muy complicado entender su utilidad más allá de las guerras. No tiene ningún sentido que necesitemos armas para crear un ambiente seguro".

"En EEUU se ha confirmado una y otra vez que hay demasiadas armas en manos equivocadas. Es preocupante la facilidad con la que se puede conseguir una. Creo que debería regularse de manera mucho más dura, pero lo veo muy lejano dada la administración que tenemos".

Jessica (37 años. Profesora. Warren, Oregon)

"Trabajo con niños, y tenemos que practicar simulacros de ataques con armas de fuego constantemente. He de asegurarme que las puertas estén cerradas, las persianas bajadas, las luces apagadas y los niños acurrucados tras un estante.

Me preocupa que haya quien piense que la mejor manera de proteger a nuestros hijos es dar armas a los maestros. Conozco a muchos maestros, y ninguno está familiarizado con ellas. Además, no puedo imaginar estar con un grupo de niños nerviosos, que buscan seguridad emocional en mí, y al mismo tiempo intentando disparar a un tipo que porta un rifle automático.

Jessica trabaja en una escuela de Oregon. Los simulacros de ataque con armas de fuego son constantes. | JESSICA

"Parece que en EEUU valoramos más nuestro derecho a tener armas que la vida de nuestros hijos. Los políticos y las empresas que reciben dinero del NRA están protegiendo sus cuentas bancarias en lugar de a los niños, y utilizan su propaganda para mantener a los propietarios de armas de su lado en el debate sobre el control de armas. Mientras tanto, los niños son asesinados a tiros en las aulas. Es un momento aterrador para ser profesora y madre en EEUU".

Sam (31 años. Abogado. Torrance, California)

"Personalmente no quiero tener un arma, pero entiendo que es un derecho que protege nuestra constitución. Aun así, creo que hay una gran diferencia entre tener una pistola para tu protección y un rifle de asalto. No creo que los padres fundadores de nuestra nación pensasen que los ciudadanos usarían la segunda enmienda para justificar la compra de armas que pueden matar a docenas o incluso a cientos de personas".

"Del mismo modo, creo que los grupos de presión como la NRA deberían tener menos capacidad de influencia. Los políticos que aceptan contribuciones de este tipo de lobbies deben ser considerados por los votantes como responsables directos de todo lo que está ocurriendo".

Anil (33 años. Médico. Nueva York)

"Cuando se produce una matanza, rezamos. Pero las oraciones nunca han servido de nada para salvar las miles de vidas perdidas por la innecesaria violencia armada en EEUU. ¿Cuántas muertes más necesitan nuestros políticos para hacer un cambio? Cuando se produce un tiroteo culpan a la enfermedad mental, pero sabemos que el mundo entero tiene personas con problemas mentales y no sufren tiroteos escolares".

Anil considera que la Asociación Nacional del Rifle tiene demasiado poder | ANIL

"Estamos siglos por detrás de otras naciones desarrolladas en lo que respecta al control de armas, y el resto del mundo se ríe de nosotros simplemente porque una organización como el NRA tiene demasiado poder y los políticos son demasiado codiciosos como para preocuparse por nuestros hijos. Este es un problema de seguridad pública de primer nivel. Y es necesario tomar medidas ya".

Jessie (39 años. Encargada de marketing. Cincinnati, Ohio)

"Mi experiencia con las armas era mínima: había tenido algún novio al que le gustaba disparar a las palomas, pero poco más. En una ocasión participé en un curso de tiro para mujeres. ¡Lo pasamos muy bien! Resulta que con la inscripción sorteaban una pistola, y me tocó a mí. Cuando fui a recogerla pregunté ¿Ya está? ¿Me van a dar una pistola, así sin más? Y así fue".

"A día de hoy sigo teniendo aquella pistola. ¿Que por qué? Como mujer soltera que vive sola me siento más segura con ella: si entrara un intruso en casa podría disuadirle. ¡Se iría en un abrir y cerrar de ojos! Eso sí: a medida que el hijo de mi sobrina empiece a crecer tendré que pensar en deshacerme de ella. Creo que es peligroso tener un arma en casa si hay menores cerca".

Matt (32 años. Abogado. San Diego, California)

"Este es un asunto complejo. La realidad es que ya existe una regulación, aunque depende de cada estado. No creo que la prohibición de las armas sea una solución. Si prohíbes algo, automáticamente alimentas el mercado negro, como ocurre con las drogas. Pero sí estoy a favor de una regulación que controle los antecedentes de quien adquiere un arma, o que prohiba los dispositivos que permiten que se disparen con mayor velocidad".

Harry (34 años. programador cultural. Brooklyn, Nueva York)

"No he crecido en un ambiente en el que hubiera armas, a pesar de que me crié en una zona marginal de Brooklyn. Así que no entiendo la obsesión de buena parte de los americanos con las armas. Parece que muchos no entienden el peligro que suponen y las víctimas inocentes que dejan tras de sí".

"Lo que empeora todo esta situación es que los políticos electos se están beneficiando de estas atrocidades a través del dinero de la NRA. Es algo que tiene que cambiar ya: hay demasiada gente muriendo”.

Alex (30 años. Camarera. Dallas, Texas)

"Existe una gran paradoja: los estadounidenses tienden a ser muy patrióticos, promilitares e imperialistas, y al mismo tiempo desconfían tanto de su propio gobierno como para abogar por las armas de fuego. Son pro y antigobierno simultáneamente".

Alex es camarera en Dallas, y señala las contradicciones de sus compatriotas | Alex

"Muchos estadounidenses ven al gobierno como una fuerza tiránica y al mismo tiempo creen vivir en la mayor democracia en la tierra. A los estadounidenses les encanta la idea de libertad, y las armas representan libertad y control en la psique estadounidense".

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.