Bautizado como ‘Mi bebé 3D’, el proyecto utiliza impresoras 3D para crear una pequeña escultura que reproduce fielmente los rasgos del feto.

La ecografía se realiza a partir de la 32ª semana de gestación, ya que es entonces cuando pueden reproducirse fielmente el rostro y las extremidades del futuro bebé.

Mi Bebé 3D permitirá a personas ciegas o con graves problemas visuales sentir “las mismas emociones que cualquier madre o padre siente al ver una ecografía y tener la primera imagen de su hijo”, ha explicado el jefe de servicio de ginecología del centro, Fernando Gil.

El proyecto ha generado gran interés en la ONCE, que ha firmado un convenio de colaboración con el Departamento de Salud de Manises.

En virtud del acuerdo, todas las personas afiliadas a la organización podrán disponer de Mi Bebé 3D de manera completamente gratuita.

“Para unos padres ciegos, el momento de tocar a su futuro bebe es como tener el mundo en sus manos”, ha declarado José Manuel Pichel Jallas, Delegado Territorial de la ONCE en la Comunidad Valenciana.