Abramos este complicado melón

Abramos este complicado melón

¿Es cierto que las mujeres acabamos convirtiéndonos en las madres de nuestras parejas?

Me chirría y me inquieta muchísimo que una relación de pareja acabe derivando en un tira y afloja madre e hijo. ¿Realidad o ficción?

Pareja
Pareja | Pexels

MARÍA JIMÉNEZ | @tribusocultas | Madrid | 18/10/2018

“Voy a ir a comprarle unas camisas a Pedro porque las tiene hechas polvo y si fuera por él iría hecho un adefesio”, me dijo mi amiga Paloma cuando nos despedíamos de unas cañas ‘afterwork’ bastante divertidas. Se me bajó de una el subidón de tanta cerveza. Paloma tiene 34 años, conoció a su marido hace siete, se casó hace dos y ahora está esperando el que será su primer hijo (ella bebió mosto y yo me di a la bebida, que no cunda el pánico). Ajá, todo correcto. Bueno, o no. Todo correcto si esa frase la hubiese dicho en relación a un hipotético e imaginario hijo adolescente. Pero no, Pedro es su marido.

Quizá sea porque yo nunca he vivido en pareja, pero dudo mucho que mi novio fuese a comprarme medias porque “las tengo hechas polvo”. Es más, creo que un hombre (y menos si es tu pareja) se fijaría en semejante nimiedad. Y cuidado ahí que no estoy diciendo que los hombres no se preocupen por su aspecto y por su estilo, ni mucho menos.

Simplemente estoy exponiendo que dudo mucho que un chico le dijese a su novia que tirase esas medias y fuese a por otras él mismo. O sí, pero sería a modo de chascarrillo y medio segundo después pasaría olímpicamente del tema. Mi duda es: ¿todas las mujeres acabamos desempeñando este rol casi maternal con nuestras parejas?

“Los hombres quieren ser cuidados y las mujeres son excelentes cuidadoras”, me advierte mi psicóloga cuando le cuento que estoy preparando este tema. “Por norma general, ellos son más despreocupados e independientes y nosotras más detallistas y cuidadosas”, sentencia. Ella sabe que yo siempre tiendo a generalizar y no le parece bien, pero he mirado a mí alrededor y he analizado el comportamiento de todas mis amigas con pareja. Por desgracia, y sintiéndolo muchísimo, he llegado a la conclusión de que se han convertido en las madres de sus novios y/o maridos.

El ejemplo de Paloma es solo la punta del iceberg. Reconozco mi obsesión por los temas que tienen que ver con las relaciones hombres y mujeres (y viceversa), pero es que me parece fascinante cómo ambos sexos somos tan diferentes a la hora de convivir.

Con el paso del tiempo (tengo amigas que llevan con sus parejas más de una década), las mujeres tienden (o eso creo yo, repito) a comportarse de manera maternal con los que hasta entonces eran sus ‘churris’. Se preocupan por ellos de una manera que me recuerda muchísimo al comportamiento que todavía tiene mi madre conmigo a día de hoy. ¿Cómo puede ser?

Se preocupan de que coman esto y lo otro, de que se acuerden de llevar ese informe tan importante al trabajo, de recordarles que llamen a sus madres (si nos las han llamado ellas antes para disculparse)… Empiezan a tener frases del tipo “si no fuera por mí….”. Y yo me pregunto, “si no fuera por ellas, ¿qué?”. ¿Qué pasaría si dejasen de mostrar esa atención maternal que la mayoría de ellos ni aprecian ni quieren?

Y ahí está, creo yo, el ‘quid’ de la cuestión. ¿Buscan los hombres mujeres que cuiden de sus hijos y de paso también de ellos? ¿Solo nos sentimos completas cuando sentimos que un hombre nos necesita y no sería capaz de sobrevivir sin nosotras (cosa que ya os digo yo que sí que haría)? Bingo.

Odio hablar de patriarcado, pero creo que lo anterior tiene mucho que ver con ese rol en el que la sociedad patriarcal nos ha colocado desde hace incontables años a las mujeres. Tenemos que cuidar a nuestros maridos porque si no se irán con otras. Una idea que ha calado muy hondo generación tras generación. ¿Por qué sino somos las mujeres las culpables de que nuestras parejas nos abandonen por otra mujer?

Quizá pueda parecer algo enrevesada mi teoría, pero creo que los hombres juegan con una enorme ventaja en esto de la convivencia y del amor. Un hándicap que resulta de su mayor independencia emocional aprendida desde pequeños. Los hombres, y permitidme este atrevimiento, están con cualquier mujer que esté disponible, siempre y cuando los cuide. Las mujeres no.

¿Acaso es casualidad que la mayoría de mujeres que se quedan viudas o se divorcian prefieran vivir en soledad el resto de sus días, mientras que los hombres rehacen sus vidas sentimentales en tiempo récord? Ahí lo dejo.

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.