Solemos pensar que Madrid es una ciudad saturada de cultura, con una oferta de exposiciones y conciertos interminable. Tal vez no es cierto, tal vez lo parece porque podríamos osar a comparar a Madrid con Bélmez.

No elijo Bélmez a lo loco. Allí se veían caras paranormales y la forma de llegar desde Madrid es desde los autobuses de la empresa Sepulvedana, una compañía mítica y clásica del transporte en carretera de España. Su estación de autobuses era lo más rancio en los años 90, como todas. Un parking gigante que olía a gasoil, el bullir de los autocares, las familias despidiéndose con cestos de cuadros…

La estación de la Sepulvedana permaneció cerrada durante algo más de una década, cuando el Consorcio de Transportes unificó las líneas de transporte en un mismo intercambiador bajo un Centro Comercial. La vieja estación quedó cerrada y cogiendo humedades y ratas. Hasta que a un grupo de apasionados les dio por comprarla, remodelarla y hacer allí un local para la cultura.

'Próxima Estación' es como se llama ahora este local. Sus dueños pidieron créditos a varios bancos, pero no fue nada fácil. “Si no tienes dinero, no te dan dinero, es un círculo vicioso, y menos para montar un local cultural en una antigua estación”, me comenta Rocío, una de las promotoras.

El grupo de emprendedores trató de buscar cierta ayuda del Ayuntamiento de Madrid y de la Comunidad, a fin de cuentas querían volver a dar vida a un inmueble deprimido de una zona que lleva varios años tratando de potenciarse, la parte alta de Madrid Río.

“La respuesta de todas las administraciones fue pasarse la pelota, al Ayuntamiento le parecía genial, pero decía que teníamos que hablar con la Comunidad, y estos nos decían lo mismo: que habláramos con el ayuntamiento”, explica Rocío.

Una vez que el local ya estaba, se lanzaron a montar un festival. Los grandes festivales se planifican con meses de antelación. Sin embargo el Cultumad es puramente impulsivo. Con este nombre (Cultumad) se ha bautizado el primer gran proyecto cultural que verá la luz en Próxima Estación, un compendio de exposiciones, conciertos, talleres de literatura y experiencias gastronómicas.

SPAM Project Antology

La exposición de arte contemporáneo es uno de los platos fuertes del Cultumad. Es una instalación de videoarte de Miquel Pescador con textos de Javier Pérez Escohotado. La temática son las imágenes de la publicidad más burda e invasiva, el spam y los emails intrusivos, que nos saludan como fantasmas con malas intenciones, demandan nuestra atención con buenas palabras y ya se atisba que en cuando les de la mano, te cogerán todo el brazo.

Muy al hilo también se proyectarán obras de Laura Torrado, que como SPAM Project, sigue la temática de la identidad y de la ficción. Torrado tiene una fuerte influencia de la escenografía y plantea metáforas que cuestionan los estereotipos y juegan con el espectador a generar extrañeza y contraste.