Con estas peculiares estructuras, construidas en el exterior de las fachadas, los gatos caseros pueden entrar y salir libremente. ¡Incluso darse un paseo por casa del vecino!

En Suiza, el gato es un animal muy apreciado. De hecho, es la mascota preferida por la mayoría de los ciudadanos.

La idea se ha plasmado en un libro, ’Swiss Cats Ladders’ (Escaleras para gatos suizos), escrito por Brigitte Schuster.

Según Schuster, estas escaleras forman parte de un proceso de “humanización de la ciudad”.

“Los gatos son grande acróbatas: en realidad no necesitan este tipo de escaleras para llegar a donde quieran”, ha explicado Schuster.

Sin embargo, estas estructuras son tan ingeniosas que, además de ponérselo más fácil a los felinos, contribuyen a crear una arquitectura singular.

***

Fotos cedidas por Brigitte Schuster CC BY-SA-NC 4.0 Swiss Cats Ladders