VIOLENCIA EXTREMA COMO RITUAL

VIOLENCIA EXTREMA COMO RITUAL

La anorexia: de cosa de chicas a cosa de hombres

“Sé un hombre” es una de las frases más destructivas de nuestra cultura porque sé un hombre es: no llores, colegas antes que tías, que nadie te falte el respeto, mantén la boca cerrada, nadie quiere a un chivato, no seas un calzonazos, no seas una nenaza, no seas maricón, echa un polvo, échale huevos.

Escultura
Escultura | Wikipedia

CRISTINA ALONSO | @chiclett4u | Madrid | 24/09/2018

Esto conlleva a la violencia como diversión, a la violencia extrema como ritual, a la violencia machista que infravalora y desprecia a la mujer, a la violación grupal como ocio. Si quieres ser un hombre has de aprender a dominar y controlar a las mujeres y las circunstancias.

La idea de la masculinidad que se ha construido no permite a los hombres una forma de sentirse seguros con su masculinidad así que les obligamos a demostrarla todo el rato. La masculinidad no es orgánica es reactiva. No es algo que se desarrolle, se aprende.

Es un rechazo a todo lo femenino transmitido mediante la cultura popular, la socialización y con supuestos de “masculinidad natural” que compartimos y que son muy insultantes y dañinos para ellos y letales para nosotras.

Hay todo un sistema social que lo fomenta a través de un bajo umbral de amenaza, casi siempre, de los demás hombres si uno no lo es.

La masculinidad está asociada:

1.- Con el deporte, es decir, tamaño y fuerza.

2.- Con el éxito económico.

3.- Con el éxito con las mujeres y jactarse de ello.

En los patios de un colegio, si se observan con atención, es fácil ver la jerarquía de mando:

a) Chicos duros

b) Chicas guapas

c) Chicas feas

d) Chicos débiles

Ese es el origen del machismo y la homofobia que viene a ser misoginia pura y dura. El machismo es que la niña no es tan fuerte como el niño. Con la homosexualidad, el hombre gay se convierte en la versión más estigmatizada de la debilidad y lo femenino, misoginia.

Curiosamente, la niña y el homosexual son los que más desarrollan los TCA (trastornos de la conducta alimentaria), porque los TCA son fruto del patriarcado y el capitalismo (si no de qué se iban a inventar a los metrosexuales, es decir, hombresmuyhombresparanadagayakamediomujer, sino para que el hombre se cuidara comprara cremas, maquillaje, fuera al gimnasio y se hiciera lifting & injertos de pelo)

La anorexia y la bulimia son enfermedades mentales con un alto índice de mortalidad, indirectamente generalmente, fallos de corazón y suicidios. El número de mujeres es altamente mayor que el de hombres, por razones lógicas, a nosotras se nos exige mucha más perfección que a ellos y recibimos el triple de impactos que ellos de cómo ser mujer (delgada y tersa) a través de la cultura y la sociedad en general, 'El mito de la belleza', de Naomi Wolf, entre otros libros, habla perfectamente de ello.

Sin embargo, la alarma ha empezado a sonar cuando se ha incrementado el número de hombres, socialmente hablando ha pasado de ser una enfermedad de chicas tontas sin personalidad, cosa que nunca fue, a ser una cosa de hombres.

No importa que haya descendido la edad de desarrollo a ocho años, no importa que cada vez más mujeres pasados los 40 años la padezcan, debido en ambos casos a la hipersexualizacion&hiperfeminidad, importa que hay más hombres.

De hecho, incluso la manera de desarrollarla es diferente. La mujer se agrede a ella misma con vómitos, laxantes, diuréticos (ser una mujer es ocupar poquísimo espacio corporal y público) el hombre no, suele “matarse” en el gimnasio (ser un hombre es ocupar mucho espacio corporal y público). La recuperación también es diferente, ellos suelen alcanzarla antes y de forma más permanente.

Me alegra que se empieza a dar la importancia que merece a una enfermedad tan grave pero me chirría, y me jode, que sea porque “está aumentando el número de hombres”.

Vivimos en una sociedad que no deja de dar mensajes contradictorios, empezando por determinados reality shows y abarcando que las mujeres tenemos mejor tolerancia al dolor pero a la vez somos el sexo débil o que ser un hombre no corresponde con desarrollar una enfermedad mental como la anorexia o la bulimia, en donde la cultura a la delgadez impera a sus anchas y yo no dejo de preguntarme por qué.

Aunque un poco intuyo la respuesta, cada pensamiento que inviertes en pensar cómo ser no lo inviertes en pensar qué hacer, como cambiar esta sociedad patriarcal de mierda en donde todas las personas perdemos pero las mujeres más porque nosotras somos lo que no ser, a no ser que seas gay, que lo serás más, una movida.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.