Según los organizadores, el objetivo es poner en valor las cualidades de los perros rescatados y crear conciencia sobre el maltrato animal. Todo ello, eso sí, con mucho sentido del humor.

Aunque la competencia fue feroz, el premio se lo llevó finalmente Scamp, apodado “el vagabundo”, que se presentaba en la web del concurso como 'perro rastafari’ y que fue rescatado de las calles de Los Ángeles.

Entre las características que le hicieron subir a lo más alto del podio, los miembros del jurado destacaron su pelo, especialmente revuelto e indomable.

"Tenía marcas de tortura y no podía respirar bien, pero con amor y cuidados logró curarse. Ahora estoy muy orgullosa de tener un hermoso perro campeón" declaró la dueña de Scamp una vez finalizado el concurso.

En este caso, la fealdad tiene premio: la dueña de Scamp obtuvo 1.400 dólares.