En el caso de las mujeres de países occidentales, hablar de discriminación es hablar de brecha salarial o de lograr un puesto directivo en una gran empresa. En otros países, sin embargo, aún tenemos que hablar de pedir permiso para salir a la calle, votar o tener una cuenta bancaria propia.

Con todo, no podemos olvidar que existen numerosas actitudes, frases y situaciones que establecen roles machistas, a las que las mujeres deben enfrentarse diariamente, en su ámbito cotidiano, y de las que muchos ni siquiera somos conscientes.