Tras varias semanas de polémica, el consorcio detrás del Telescopio de Treinta Metros (TMT) ha pedido los permisos para construir en la isla de La Palma.

El TMT estaba previsto construirse en un pico sagrado de isla hawaiana de Mauna Kea, pero se topó con una firme oposición por parte de los nativos. Las protestas, que han reunido de forma pacífica entre dos mil y tres mil personas cada día, consiguieron que el gobernador de Hawái prorrogase la construcción.

Dado que el levantamiento del telescopio lleva ya cinco años de retraso, el consorcio ha puesto en marcha su plan alternativo y ha pedido construir en el Roque de los Muchachos, el punto más alto de La Palma.

Ya el pasado 30 de julio se reunió del Consejo Rector del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), la máxima autoridad en materia administrativa y económica del centro, para valorar la propuesta. En la rueda de prensa posterior, su presidente y ministro en funciones de Ciencia, Universidades e Innovación, Pedro Duque, confirmó el apoyo de este órgano a la instalación del TMT.

Resistencia de colectivos ecologistas

?Tanto el Gobierno de España como el de Canarias, los Cabildos y los Ayuntamientos, estamos alineados para poder recibir ese telescopio y tenemos todos los planes necesarios, a todos los niveles, la gente, las acometidas, los sistemas?Absolutamente todo estará listo si quieren venir?, comentó el ministro.

Si este proyecto se acaba ejecutando, se convertirá en el mayor telescopio del hemisferio norte, con una sensibilidad hasta diez veces mayor que los actuales. Supone una inversión de 1.200 millones de euros y ofrecerá puestos cualificados durante medio siglo.

No obstante, en esta isla también han encontrado resistencia, esta vez por parte del grupo Ecologistas en Acción. La asociación reivindica que la infraestructura dañaría el entorno y que la montaña ?ya ha excedido la capacidad de albergar más telescopios. Hemos pagado un alto precio por la ciencia astronómica?, añade el colectivo ecologista.