Uno de los primeros análisis de la COVID-19 en gestantes en España, realizado en el Servicio de Obstetricia y Ginecología y la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario 12 de Octubre, demuestra que su riesgo de neumonía grave con necesidad de oxigenoterapia es elevado y probablemente superior al de mujeres infectadas de la misma edad.

Los resultados, publicados en la revista E-Clinical Medicine, revelan que un 60 % de las 52 gestantes estudiadas tuvieron neumonía. De ellas, la mitad necesitaron tratamiento con oxígeno y una cuarta parte presentó distrés respiratorio –complicación grave consistente en una respuesta inflamatoria pulmonar que provoca respiración rápida y trabajosa, falta de aliento y presión sanguínea baja–.

La mitad de las mujeres embarazadas con COVID-19 que tuvieron neumonía necesitaron tratamiento con oxígeno y una cuarta parte presentó distrés respiratorio

Aunque puede llegar a producir fallo orgánico, entre los casos analizados no se registraron fallecimientos. En las pacientes más graves se administró tratamiento inmunomodulador con tocilizumab, y dos de ellas necesitaron ingreso en UVI para ventilación mecánica.

La mitad de las pacientes presentaron neumonías leves y se pudieron dar de alta de forma precoz, presentando un perfil de bajo riesgo. Según los investigadores, “la identificación de este perfil de bajo riesgo en otras pacientes podría evitar la necesidad de ingreso hospitalario”.

Los datos difieren de otros difundidos anteriormente, especialmente en China. En este estudio, la mayoría de las pacientes con neumonía no necesitaron que se les indujera el parto y solo tres precisaron de cesárea por empeoramiento de la función respiratoria. En ningún caso hubo evidencia de transmisión de la infección al recién nacido.

Abordaje de los primeros casos

Para los especialistas del hospital madrileño, la existencia de protocolos previos –consensuados por obstetras y expertos en enfermedades infecciosas y diseñados para el cuidado de pacientes embarazadas durante brotes de infección por otros virus respiratorios– permitió gestionar de manera eficaz el cuidado de las gestantes con COVID-19 de forma inmediata.

La mayoría de las pacientes con neumonía no necesitaron que se les indujera el parto y solo tres precisaron de cesárea por empeoramiento de la función respiratoria

Estos procedimientos fueron elaborados en 2008 a propósito de la pandemia de gripe A y se han mantenido y actualizado todos los años durante las epidemias estacionales de este virus.

A principios de este marzo se incluyó un protocolo especial para la asistencia en Urgencias, seguimiento telefónico domiciliario y pautas de actuación para la hospitalización en la planta de Obstetricia en los casos necesarios.