Tras más de dos años de investigación, el macroproyecto europeo SUCCIPACK, formado por 18 socios (empresas, centros de investigación y universidades) de seis países europeos, en el que colabora AINIA centro tecnológico, ha obtenido por primera vez un nuevo bioplástico (polibutilén succinato, PBS) elaborado 100% de fuentes renovables.

Hasta ahora, el PBS solo se obtenía de fuentes fósiles (petróleo). El plástico procede de carbohidratos de diversas fuentes orgánica y se obtiene por fermentación bacteriana a partir de ácido succínico y 1,4 butanodiol.

Los participantes de este proyecto aseguran que con el nuevo bioplástico se han elaborado los primeros prototipos de envases inteligentes, biodegradables y compostables para hamburguesas vegetales, quesos frescos, pescado fresco ahumado, frutos secos y carnes.

PBS es un material con importantes prestaciones para la elaboración de envases biodegradables y compostables, manteniendo a su vez las propiedades necesarias para la seguridad y conservación de los alimentos. Al ser versátil, se adapta a diferentes procesos de transformación, sin tener que modificar las líneas de producción de los fabricantes de envases y de las empresas agroalimentarias, señalan estas fuentes.

Envases más sostenibles

El objetivo de SUCCIPACK en sus más de dos años de trabajo ha sido conseguir prototipos de envases más sostenibles, envases inteligentes, biodegradables y compostables. Se ha conseguido que los prototipos tengan propiedades inteligentes orientadas a informar del proceso de biodegradación del envase.

También se ha analizado el ciclo de vida del material, estudiado tanto la parte de sostenibilidad medioambiental como la viabilidad económica para su fabricación y aplicación en la fabricación de envases a escala industrial, dando un paso significativo para una posterior implantación industrial y uso en las PYMES europeas.

AINIA va a presentar el avance en dos jornadas que se celebrarán en Barcelona (26 de noviembre de 2014) y Valencia (27 de noviembre). En ellas, se proporcionará una visión global sobre los distintos tipos de materiales bioplásticos que pueden utilizarse para el envasado más sostenible de alimentos.