El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado los últimos datos disponibles y definitivos sobre el gasto en I+D y personal dedicado a estas actividades correspondientes a 2013, después de dar a conocer cifras provisionales el pasado mes de noviembre.

El informe indica que el sector de los investigadores, formado por 123.224 profesionales que trabajaban a jornada completa, era similar al número de empleados en 2007. A partir de entonces, el número ascendió a 130.966 en 2008, 133.803 en 2009 y 134.653 en 2010. En los años posteriores se registró un acusado descenso y en número de empleados no dejó de reducirse.

Además, un total de 203.302 personas se dedicaron a actividades de I+D con jornada completa en 2013, cuando el año anterior eran 208.831. Dentro de este número se encuentra el personal de la Administración Pública, la Enseñanza superior, las empresas y las instituciones privadas sin ánimo de lucro.

En este ámbito, las mujeres conformaron el 40,2% del personal de I+D. La presencia fue mayor en las instituciones privadas sin ánimo de lucro y en la Administración Pública, por delante de la enseñanza superior y las empresas.

La I+D tuvo su mejor año en 2010

El gasto en I+D en 2013 fue de 13.012 millones de euros, lo que implica un descenso del 2,8% respecto a los 13.392 millones del año anterior y la cifra más baja desde 2006.

Al igual que con los investigadores y el personal dedicado a investigación y desarrollo, el gasto español llegó a su mejor año en 2010, después de aumentar paulatinamente desde los 11.815 millones de 2006, los 13.342 de 2007, los 14.701 de 2008 y los 14.582 de 2009. A partir de entonces, se ha producido un lento descenso: 14.184 millones en 2011, 13.392 en 2012 y 13.012 en 2013.

El gasto de 2013 representó el 1,24% del Producto Interior Bruto (PIB), frente al 1,30% de 2012 y el 1,39% de 2010.

Por sectores, el de las empresas representó el mayor porcentaje de gasto total en I+D, con un 53,1% del gasto (lo que significó el 0,66% del PIB), seguido de la enseñanza superior, la administración pública, y las instituciones privadas sin ánimo de lucro.

Las actividades de I+D se financiaron, principalmente, por las empresas (46,3%) y las administraciones públicas (41,6%). Los fondos procedentes del extranjero de las universidades y de las instituciones privadas sin fines de lucro completaron la financiación.

La mayoría de las Comunidades Autónomas gastaron menos

Las dos únicas comunidades autónomas que no retrocedieron en el gasto en I+D en 2013 fueron Extremadura (+0,9%) y la Comunidad de Madrid (0%). Mientras, Castilla y León (-14,0%), Cantabria (-12,8%) y Castilla-La Mancha (-12,6%) registraron los mayores descensos.

Las regiones con mayor porcentaje de gasto en actividades de I+D sobre el PIB en 2013 fueron País Vasco (2,09%), Navarra (1,79%), Comunidad de Madrid (1,75%) y Cataluña (1,50%), mientras que las que menos dedicaron fueron Baleares (0,33%), Canarias (0,50%) y Castilla-La Mancha (0,53%).