La app de videollamadas se ha visto en la cima casi de la noche a la mañana, el tiempo que tardaron en llegar las primeras medidas para contener el COVID-19 con un aislamiento masivo de la población en todo el mundo. Ese aislamiento y distancia social ha aupado a las apps de videoconferencia al primer puesto de los rankings de descargas móviles. Y Zoom ha sido sin duda la más beneficiada de esta situación. Aunque como suele ocurrir no todo es color de rosa, y los problemas de seguridad y privacidad de la app se han convertido en el auténtico Talón de Aquiles de Zoom. Para ello ha introducido a finales de mayo el cifrado de extremo a extremo de sus conversaciones, como suele hacer WhatsApp, aunque solo para los usuarios de pago, algo que no gusto para nada.

Ahora Zoom da marcha atrás

Ha costado, pero la app de reuniones a través de videollamadas ha cedido y finalmente va a ofrecer algo similar al cifrado de extremo a extremo incluso para aquellos usuarios que no cuenten con una cuenta de pago. El cifrado de extremo a extremo es básico para poder ofrecer la máxima seguridad en las conversaciones y tener la garantía de que nadie va a poder acceder a su contenido, salvo quienes están dentro de la reunión. Ahora la propia compañía ha asegurado que este cifrado de extremo a extremo llegará a todas las personas, aunque para ello, aunque sean usuarios de cuentas gratuitas, será necesario que verifiquen su número de teléfono para poder disfrutar de esta nueva capa de seguridad.

Zoom | Photo by Chris Montgomery on Unsplash

Para ello necesitarán hacerlo a través de un mensaje SMS como suele ser habitual. Este cifrado de extremo a extremo para todos llegará el próximo 20 de julio, y será opcional, porque para disfrutar de él se pierden algunas funciones en las reuniones con videollamada. Este cifrado se activará de forma manual por parte de los usuarios en cada una de las reuniones. Toda esta polémica con el cifrado de extremo a extremo solo para los usuarios de pago tenía que ver con la colaboración con las autoridades y fuerzas de seguridad. Ya que se entiende que los usuarios gratuitos podrían utilizar las salas de reuniones en casos excepcionales para poder “delinquir” sin dejar rastro en la app de videoconferencia.

A este respecto desde Zoom han asegurado que “Zoom no monitoriza de manera proactiva el contenido de la reunión, y no comparte información con las fuerzas del orden público, excepto en circunstancias como el abuso sexual infantil. Planeamos proporcionar un cifrado de extremo a extremo a los usuarios para los que podemos verificar identidad, lo que limita el daño a estos grupos vulnerables”. Por tanto ese paso de verificar la identidad incluso de los usuarios de cuentas gratuitas para activar el cifrado de extremo a extremo será clave para que la app siga siendo segura y menos atractiva para quienes quieran utilizarla con fines delictivos, porque tristemente la realidad es que al ser gratis y en muchas ocasiones anónima es objetivo fácil de los que están fuera de la ley.