Compartir los apuntes es una práctica casi tan vieja como tomarlos. Se le puede llamar transmisión del conocimiento, solidaridad universitaria, “comprobar si los míos están bien” o cadena de favores, pero lo cierto es que ocurre en todos sitios. Y la universidad tal vez sea donde esta práctica está más arraigada.

Desde hace tiempo existen páginas web y foros donde se pueden compartir los apuntes de distintas asignaturas. A veces están un poco anticuados, pero como muchos profesores no destacan precisamente por estar a la última, los apuntes siguen siendo válidos (algunos lo serán hasta el día en que el profesor en cuestión deje de dar clase). Entre estos textos hay de todo, algunos verdaderamente ordenados y completos, mientras que otros parece que los ha escrito un pulpo analfabeto (pero, eh, se agradece que los compartan).

Para evitar estas confusiones –y para tratar de levantar un negocio– Alejandro Poveda y Alexandra Henriot han creado Unybook, que pretende algo así como profesionalizar la práctica de compartir apuntes. Estos dos jóvenes de Barcelona, habiendo acabado ya sus estudios universitarios, decidieron poner en marcha una red social en la que aquellos que prestan sus apuntes ganen dinero por hacerlo.

De esta forma se les recompensa por su trabajo al poner los textos en la plataforma, desde donde están disponibles para cualquiera mediante dos modalidades: las descargas se pueden realizar abonando 0,25 euros por cada una o de forma gratuita con publicidad. Respecto al beneficio de los autores de los apuntes, está entre 0,04 y 0,15 euros por cada descarga.

Apuntes de clase

A primera vista no parece mucho, pero Alejandro Poveda, uno de los fundadores, aclara que cada archivo de apuntes es el de una clase, así que no tiene por qué subirse todo el temario a final de curso. “En una semana un usuario puede subir 20 apuntes si quiere”, indica Poveda en una conversación telefónica. Tantos apuntes como clases tenga.

Pero los creadores piensan que lo fundamental de la plataforma es que el contenido tenga calidad y no van a dejar que se suban apuntes a lo loco. Poveda explica que la plataforma cuenta actualmente con una persona dedicada en exclusiva a captar a gente que toma buenos apuntes para convencerla de que los suba a Unybook. Por ahora han reclutado a 2.000 estudiantes para su ejército de copistas. Además, ellos llevan a cabo un proceso de verificación, para comprobar que los textos tienen unos estándares de calidad adecuados.

Los apuntes se pueden buscar por facultad y carrera y están clasificados por asignatura y profesor. En estos momentos hay más de 100.000 subidos y 75.000 usuarios registrados... aunque lo cierto es que aún hay muchas asignaturas que están faltas de contenido. Poveda comenta que esto ocurre sobre todo en Madrid y Valencia, donde acaban de abrir (Cataluña es la región que lleva más tiempo). “El próximo año la gente encontrará lo que necesita”, confía, en referencia al esfuerzo que están haciendo por llenar de apuntes el portal.