Resulta que te encantan ver cómo desconocidos tocan la guitarra. O a lo mejor lo tuyo es ver a artistas con talento dibujando atardeceres en tiempo real. Sea lo que sea, seguro que ahora mismo hay un extraño en algún lugar del mundo emitiéndolo en directo. Incluso excepciones deshonrosas, que haberlas haylas.

Si utilizas internet para algo más que revisar el correo electrónico, te habrás dado cuenta de que el 'live stream', la emisión en directo de todo tipo de actividades, se está poniendo de moda. Todo empezó con Meerkat, una desconocida aplicación que se coló en cientos de miles de móviles casi de un día para otro. Después llegó Periscope, la aspirante que compró Twitter para asaltar el trono del inmediatez audiovisual. Lo logró, y ahí se mantiene, aunque los gigantes Facebook y Google ya han metido la zarpa en el mercado para reclamar su parte del pastel.

A poco que estés familiarizado con este tipo de servicios, sabrás que el principal problema es encontrar a esas personas que se plantan delante de la cámara a hacer exactamente lo que estás buscando. Por la propia naturaleza del 'live stream', los canales no suelen estar etiquetados de manera apropiada. De hecho, los usuarios muchas veces no saben lo que van a hacer hasta que pulsan el botón rojo.

Twitter sabe qué apps usas en tu móvil

La solución, de la que podría depender el futuro de esta industria, es mucho más compleja de lo que parece. Pasa por enseñar a los ordenadores a reconocer lo que sucede en un vídeo y categorizarlo, que es exactamente lo que intentan hacer los ingenieros de Cortex, la división de Twitter que investiga el aprendizaje automático ('machine learning').

No son los únicos que entrenan algoritmos para distinguir escenas, pero su gesta es más heroica que la de Facebook, por ejemplo, ya que están tratando de identificar lo que aparece en una imagen que se está emitiendo en directo, a menudo de baja calidad por su carácter 'amateur', con todas las dificultades técnicas añadidas que eso conlleva respecto a analizar un contenido estático (como una grabación o una foto).

A pesar de la complejidad, la gente de Cortex ha desarrollado un algoritmo que ya es capaz de analizar dos docenas de retransmisiones en Periscope simultáneamente, describiendo con acierto lo que muestran las imágenes. Todavía no es una función que esté incluida en este u otros servicios de la compañía del pájaro azul, pero sí se trata de un prometedor avance hacia un mañana en el que descubrimiento y personalización lleguen también el 'live stream'.

La idea: enseñarte lo que te gusta

¿Te gusta ver cómo desconocidos tocan la guitarra? Periscope aprenderá de tus pasadas elecciones y te buscará entre bambalinas los mejores directos de esta temática. Quizá incluso los reúna en un canal a tu medida que emita guitarreo 24/7. No sufras: los gatitos también tendrán el suyo.

Hasta ahora, los sistemas de recomendación de vídeo se basan fundamentalmente en el filtrado colaborativo, que en realidad es algo tan sencillo como mostrar a Fulanito los 'clips' que ya han gustado a Menganito, que tiene sus mismos intereses. Esto, que funciona razonablemente bien con contenido estático (como en el caso de YouTube), es bastante menos útil cuando se trata de recomendar una emisión en directo.

Por eso en Twitter quieren disponer de una tecnología capaz de comprender lo que se cuece en Periscope y realizar sugerencias personalizadas en base a los gustos de sus diferentes usuarios.

Por eso y porque, probablemente, el día en que decidan mostrar publicidad en las retransmisiones necesitarán un buen sistema para que los anunciantes puedan definir su 'target'. Eso también, pero no queremos ser mal pensados.