Los nuevos usuarios de Gmail no tendrán que pasar por el trámite por el que debían pasar hasta ahora todos aquellos que decidían abrirse una cuenta en el correo electrónico de Google: crear un perfil en la red social Google+.

Con el objetivo de conseguir aumentar el número de usuarios, los de Mountain View obligaban a los nuevos usuarios de servicios como el correo electrónico a registrarse también en Google+, el enésimo intento de la compañía en el mundo de las redes sociales.

Ahora, tal y como informa The Telegraph, Google le da la opción a los nuevos usuarios de su servicio de mensajería de registrarse también en la red social o hacer 'click' en "No, gracias". De esta forma, se podrá evitar así crear un perfil en una plataforma que, a pesar de contar con más de 300 millones de usuarios, es conocida como "la ciudad fantasma" porque casi nadie la usa.

Esta medida llega meses después de que la compañía decidiera rectificar para permitir que aquellos que deseasen estar en Google+ lo pudieran hacer registrándose con un nombre falso, en otro claro intento por salvar la red social.