Hay redes sociales para todo. Y como el deporte se está erigiendo en el balón de oxígeno de la estresante vida urbana del siglo XXI, no podía quedarse sin su plataforma para compartir y difundir asuntos atléticos con los colegas.

Hay muchas aplicaciones que permiten registrar datos relativos al esfuerzo físico que realizan los usuarios, algunas de ellas con componentes sociales, pero Strava destaca por su sencillez y su foco en el 'running' (hace mucho que ya no se dice hacer 'footing', eso era cuando la gente iba con su chándal falso comprado en el mercadillo dos tallas por encima de la correspondiente).

Strava también ha puesto su foco en los bikers, esa especie que antes se llamaba ‘gente que monta en bici’. Los profesionales son ciclistas, pero 'bikers' son los que se hacen kilómetros y kilómetros cada semana y han llegado al punto de comprarse esas mallas sexy con su maillot a juego, estos son los que nutren la red social.

Montando en bici por el campo

Así las cosas, Strava permite hacer un seguimiento de los recorridos que hace el usuario, ya sea en bicicleta o corriendo. Con ayuda del GPS de tu smartphone o de cualquier dispositivo wearable que tenga este sensor (hay alrededor de 150 modelos compatibles con la plataforma) se registra el trayecto en un mapa y el tiempo, que posteriormente se envían a la aplicación móvil. Partiendo de esta base el usuario puede observar sus progresos y controlar su entrenamiento.

En cualquier caso, lo que destaca de la aplicación es la posibilidad de conectarse con otros deportistas. El CEO de la red social, Mark Gainey explica, que esta funcionalidad es para que los usuarios se mantengan motivados, y revela que casi el 90% de los miembros de Strava siguen a otra persona.

Si un usuario recorre un tramo de carretera o sendero puede comparar su tiempo con el que han registrado anteriormente otras personas en el mismo segmento. A partir de estos datos Strava elabora automáticamente una clasificación, con el fin de motivar a los usuarios a progresar en ella.

La red social cuenta con un sistema de seguimiento similar al de Instagram o Twitter, que permite ver la actividad de los amigos a los que sigues. Existen también clubs a los que se pueden apuntar los usuarios, que también pueden crear otros nuevos.

Retar a tus amigos es otro de los entretenimientos, así como publicar comentarios sobre su actividad, una funcionalidad orientada a incrementar la interactividad al más puro estilo Facebook. Qué, ¿una carrerita?