Ha sido, probablemente, el rumor más autorreferencial de la red social de los 140 caracteres. Después de matar a políticos y famosos de toda clase y condición varias veces, Twitter ha sido escenario de un nuevo rumor sin confirmar que ha desatado el pánico de muchos de sus usuarios ante la supuesta noticia de que la red social cerraría sus puertas el próximo año.

Probablemente, todo comenzó después de que la plataforma sufriera un fallo técnico a primera hora de la mañana de ayer: algunos usuarios no podían acceder a la red social, mientras que otros vieron cómo de pronto no seguían a ningún otro tuitero.

El rumor corrió como la pólvora y pronto la etiqueta #SaveTwitter se convirtió en tendencia, con un gran número de usuarios lamentando la situación y otros tantos señalando entre las posibles causas del cierre el acoso que campan a sus anchas por Twitter a pesar de los esfuerzos de la compañía por acabar con él.

No obstante, desde Twitter niegan la posibilidad de que el servicio cierre sus puertas el próximo año. Rumores aparte, lo cierto es que, en caso de que sucediera en los próximos meses, el cierre no sería culpa de fallos técnicos o del comportamiento de sus usuarios, sino de la falta de un modelo de negocio claro para la supervivencia del pajarito azul.