Hace unas semanas la app de mensajería instantánea más popular del planeta anunciaba que iba a limitar el reenvío de los denominados mensajes “altamente reenviados” que no esos que además de haberse reenviado muchas veces, se suele indicar en el propio mensaje esa condición con un icono de doble flecha de reenvío. En estos casos lo que ha hecho WhatsApp es limitar a una persona el reenvío de esos mensajes. La idea de la app propiedad de Facebook era reducir la transmisión masiva de contenidos de desinformación. Una medida que parece haber dado sus frutos tal y como hemos conocido ahora.

La medida está dando sus frutos

Según la app de mensajería, tal y como le ha contado a TechCrunch, tras implantar las restricciones en la aplicación hace ahora 20 días, el flujo de estos mensajes se ha reducido nada menos que un 70%, por lo que es evidente que la medida ha funcionado. Lógicamente aquí se han visto reducidos los reenvíos de todo tipo de mensajes, tanto los de desinformación como esos memes e informaciones que pueden tener un componente más desenfadado o colaborativo alrededor del COVID-19 y de otros muchos temas. La lucha de WhatsApp frente a bulos y desinformación lleva bastante tiempo activa, con medidas que se remontan a 2018, cuando ya entonces limitó a cinco personas el reenvío de este tipo de mensajes altamente reenviados.

WhatsApp | Photo by Yura Fresh on Unsplash

De hecho antes cuando se recibía uno de estos mensajes ya podíamos saber que había sido reenviado muchas veces, y que no era un mensaje original creado por la persona que nos lo había reenviado. Por tanto son ya bastantes los años de trayectoria de WhatsApp en este aspecto, en los que la aplicación se ha preocupado porque los usuarios sean conscientes de qué mensajes son originales y cuáles no. Por tanto, como era de esperar, estas decisiones de WhatsApp han tenido éxito, ya que era evidente que reduciendo el máximo de envíos se iba a reducir el número de envíos de este tipo de mensajes.

Se ha reducido el 70% de todos los mensajes

Puede parecer algo obvio, pero en este caso contrariamente a toda la polémica suscitada por la decisión de WhatsApp, el tráfico que se ha reducido es el de todos los mensajes de WhatsApp que se suelen reenviar, independientemente de su contenido. Si entre ellos hay más o menos bulos no se puede saber, porque la restricción es para todos los mensajes, incluso si se tratara de una felicitación del Día de la Madre que se ha reenviado a miles de personas, la restricción es la misma.

Así que como suele decirse, pagan justos por pecadores, y la mayoría de los usuarios que hacen un uso responsable de la aplicación terminan pagando por aquellos que la utilizan como altavoz para sus propios intereses, sean los que sean. Una medida, la de la limitación de esta información, que no sabemos si se revertirá en algún momento después de que haya pasado esta pandemia, esperemos que pronto, o si terminará convirtiéndose en una medida permanente en la aplicación de mensajería.