La tecnología ha cambiado nuestra forma de vida por completo en un breve lapso de tiempo. La popularización de los teléfonos móviles junto con el surgimiento de las redes sociales ha ido abriendo nuevas vías de comunicación, y en la actualidad buena parte de nosotros hemos desarrollado dependencia de estos nuevos canales. Tanto es así que millones de usuarios sienten la necesidad de compartir en tiempo real fotos y vídeos de los momentos que están viviendo, un fenómeno que los científicos están estudiando para saber qué razones lo impulsan y evaluar cuáles son sus posibles consecuencias.

Ahora, un equipo de investigadores de la Universidad de Princeton ha analizado esta conducta, y los resultados de su trabajo, publicados en el Journal of Experimental Social Psychology, sugieren que las redes sociales están afectando a nuestra memoria de una manera negativa: su conclusión principal es que las personas que documentan y comparten sus experiencias en Facebook, Instagram, Twitter y otros canales forman recuerdos menos precisos de los momentos vividos.

El equipo ha llevado a cabo una serie de tres estudios en los que pidieron a los participantes que asistieran a interesantes charlas TED o realizaran visitas a una iglesia en el campus de la Universidad de Stanford, documentando ambas experiencias bien haciendo fotos, bien tomando notas o bien grabando en vídeo para compartirlo en las redes sociales. Después, preguntaron a los voluntarios cuánto habían disfrutado la experiencia y si habían podido mantener la atención, y seguidamente les hicieron una prueba para evaluar los recuerdos que guardaban de las experiencias.

En la prueba de memoria, los científicos descubrieron que compartir notas, fotos y vídeos en las redes sociales reduce un 10% los recuerdos que guardamos de los momentos vividos. De acuerdo con sus conclusiones, el problema se encuentra no tanto en las redes sociales en sí, sino en el hecho de externalizar la experiencia y reproducirla en forma de nota, foto o vídeo. Esto es lo que hace que se pierda parte de la experiencia original y que la recordemos peor.

Pero, ¿a qué puede deberse esto? Los hallazgos están relacionados con el concepto de memoria transactiva desarrollado por el psicólogo Daniel Wegner de la Universidad de Harvard. Según su planteamiento, dividimos la información entre el almacenamiento interno, que es lo que decidimos recordar, y el externo, que es la información que guardamos en otro lugar. Estudios anteriores sugieren que esta forma de guardar el conocimiento maximiza la información que somos capaces de recordar como colectivo, pero hace que cada individuo recuerde menos cosas personalmente.

Por todo ello, si quieres guardar en el recuerdo las experiencias especiales de tu vida, vívelas intensamente y deja las fotos y los vídeos de las redes sociales para otro momento.