La bisnieta de Francisco y Ana, la pareja protagonista, Irene, lanzó hace unos días una petición en Change.org una página que recauda firmas pidiendo la ayuda de los Internautas para que sus bisabuelos volvieran a estar juntos de nuevo ya que habían sido separados al tener que ingresar cada uno en una residencia diferente debido a las plazas.

"Imagina lo que es vivir más de 70 años juntos y que al final de tus días te separen de la persona a la que amas. Eso es lo que les ha pasado a mis bisabuelos Ana y a mi bisabuelo Francisco. Ambos tienen 94 años y desde el pasado mes de mayo-junio, viven separados."

Irene contaba en esta misma publicación como a su bisabuela le habían concedido una plaza en una residencia que no podía rechazar y que su bisabuelo había tenido que irse a otra cercana y que a pesar de que él se desplazaba todos los días para verla, su avanzada edad y los achaques, ya no permitían a Francisco acudir a ver su querida Ana.

La petición de Irene era clara, que se tuviera en cuenta este tipo de situaciones familiares a la hora de otorgar las plazas en las residencias. Aunque esta petición era para sus bisabuelos, Irene quería hacer un llamamiento a las muchas familias que se podrían encontrar en una situación similar.

La respuesta en las redes sociales fue abrumadora y tras conseguir casi 150.000 firmas a favor, Irene cerraba la petición agradeciendo que sus bisabuelos hayan conseguido estar juntos de nuevo gracias a la movilización por las redes sociales y después a medios de comunicación que se hicieron eco de esta noticia y finalmente a las instituciones que lograron que Ana y Francisco hayan vuelto a estar juntos.

"Pero sobre todo, gracias a ti, que has firmado esta petición. Toda la familia estaremos eternamente agradecidos" concluía.

Es solo una pequeña muestra más del poder para bien que pueden llegar a tener las redes sociales e Internet.