TecnoXplora » Redes Sociales

ESCENA SUCEDIDA EN EL MWC 2014

¿Por qué Zuckerberg se mordió los labios cuando le preguntaron por Snapchat?

Cuando uno de los asistentes a su conferencia en el MWC preguntó a Mark Zuckerberg por Snapchat, el cofundador de Facebook no supo reaccionar. Primero, silencio y labios sellados. Después, el presentador le sacó una respuesta: “No”. Silencio otra vez. “Tras comprar una empresa por 16.000 millones, probablemente tienes suficiente por un tiempo”. ¿Quiere esto decir que ha renunciado al chat o más bien que los mensajes efímeros siguen siendo su espinita clavada?

El fundador de Facebook en el Mobile World Congress

TecnoXplora El fundador de Facebook en el Mobile World Congress

Publicidad

Estábamos tan pendientes de lo que pudiera decir sobre la reciente compra de WhatsApp que pasamos por alto el momento más tenso de la intervención de Mark Zuckerberg, cofundador de Facebook, en el Mobile World Congress de Barcelona. Sucedió al final de la ronda de preguntas del público, cuando uno de los asistentes formuló el siguiente interrogante:

- ¿Vais a hacer otra oferta por Snapchat o ya habéis renunciado a eso?

Tremebunda cara de circunstancias de Zuckerberg. Silencio sepulcral y un movimiento de cabeza de lo más revelador. No nos hemos podido resistir a compartir un gif:

width=

El público comenzó a reírse y, tras varios segundos incómodos, el presentador (David Kirkpatrick, autor del libro 'El efecto Facebook') sale en ayuda de Zuckerberg, que comienza a contestar una pregunta anterior sobre internet.org, el tema central de su ponencia. Cuando termina, Kirkpatrick vuelve a la carga:

- ¿Algún comentario sobre Snapchat?

Zuckerberg se muerde los labios, vuelve a agitar la cabeza y musita un escueto “no”. De nuevo risas entre el respetable. El presentador sale al quite una vez más:

- ¿Por qué no me sorprende?

Y procede a cambiar de tema, pero, de repente, un Zuckerberg sudoroso y con cara de nervios, añade unas últimas palabras tratando de controlar su tono:

- Tras comprar una empresa por 16.000 millones, probablemente tienes suficiente por un tiempo.

Risa nerviosas y un último capotazo de Kirkpatrick, que cierra el tenso episodio con un “contigo uno nunca puede estar seguro”. Se levantan, se dan la mano y fin. Así acabó la conferencia de Zuckerberg en el Mobile World Congress. Como dicen que una imagen vale más que mil palabras, aquí tienes el vídeo (minuto 26:20):

Curioso, ¿verdad? ¿Por qué Zuckerberg, que acababa de comprar el rey de los servicios de mensajería por una auténtica millonada, se puso tan nervioso con una pregunta sobre Snapchat? ¿Acaso no ha renunciado del todo al chat de las imágenes efímeras? ¿Es posible que WhatsApp solo fuera su plan B? ¿Tal vez fue la negativa de Evan Spiegel a vender la app del fantasma por 3.000 millones lo que le obligó a desembolsar 16.000 por el chat verde? Demasiadas preguntas, ninguna respuesta. Pero sí podemos hacer algunas elucubraciones con sentido.

Parece lógico pensar que la compra de WhatsApp no se hubiera producido si los responsables de Snapchat hubieran aceptado la oferta multimillonaria de Facebook hace tan solo cuatro meses. Pero no lo hicieron. Al servicio le queda mucho camino por delante y no para de crecer a costa de las aplicaciones que ya están en manos de los gigantes. Instagram, Tumblr (¿y ahora WhatsApp?) han entrado en la lista negra de apps que un día están de moda y al siguiente solo quieren tus datos y llenarte el móvil de publicidad (o eso parece).

WhatsApp es un servicio más maduro que Snapchat, y eso tiene su parte buena (muchísimos más usuarios) y su parte mala: empieza a mostrar ciertas señales de agotamiento y a ir a remolque de rivales como Line o Telegram, que llegan como un soplo de aire fresco enarbolando banderas como la innovación, la seguridad o la privacidad.

Con el chat del fantasma pasa lo mismo y, además, hay un factor adicional: la enorme popularidad que tiene entre el público joven, precisamente el que a Facebook se le resiste. Un estudio reciente afirma que el 77% de los universitarios estadounidenses utiliza Snapchat al menos una vez al día. Es el elixir de la eterna juventud que la red social necesita desesperadamente. Y se la ha escapado, al menos de momento.

Hemos enumerado dos posibles razones que explicarían la reacción del empresario en el MWC: WhatsApp es un carísimo plan B y con Snapchat se ha ido la promesa de inyectar sangre joven a una web con 10 años de antigüedad que necesita ya una transfusión urgente ¿Una tercera? Cuestión de orgullo. Para Zuckerberg, un genio de la informática que se hizo rico, famoso y poderoso con veintipocos años, no debe ser fácil aceptar un 'no' por respuesta.

Publicidad