Se ha convertido en una de las aplicaciones más populares durante este inédito estado de alarma que estamos viviendo, ya que la facilidad con la que se pueden hacer reuniones a través de ella ha llevado a muchos usuarios a utilizarla para trabajar con otros compañeros o simplemente para hablar con familiares y amigos, ahora que es imposible el contacto con ellos. Pero esta plataforma ha vivido también de cerca no solo el éxito, sino una crisis importante de reputación, por las informaciones casi diarias de hackeos y amenazas para privacidad los usuarios. La más común ha sido el Zoombombing, que es un término que se ha popularizado en las últimas semanas para identificar al acceso indebido a las reuniones de la aplicación.

¿Qué es el Zoombombing?

La verdad que es un nombre bastante extravagante para algo que se puede explicar fácilmente. No es otra cosa que el acceso de personas extrañas a una reunión de Zoom. Esto es posible porque muchas de estas reuniones no necesitan de permisos específicos para acceder. Es la cara oculta de una de las funciones que han propiciado el gran éxito de esta aplicación. Ya que solo es necesario un enlace web para acceder a una de estas reuniones a través de la aplicación de Zoom.

Zoom | Photo by visuals on Unsplash

El problema es que estos enlaces se pueden descubrir incluso desde el buscador de Google, por lo que es posible acceder a estas reuniones con una simple búsqueda y sin tener nada que ver con los participantes. Por tanto ahí radica el gran problema de Zoom, que muchas reuniones pueden verse perturbadas por personas extrañas a las que no hemos invitado, y que incluso en algunas ocasiones terminan en ellas por error o simple casualidad.

¿Cómo podemos evitar ser víctimas del Zoombombing?

Lógicamente hay que tomar algunas medidas de prevención para evitar que en nuestra reunión de Zoom puedan aparecer personas extrañas, ajenas a la organización de la reunión. Pues bien, podemos hacer varias cosas para evitar que no haya problemas al producirse estos imprevistos.

  • La función de sala de espera: nos permite ver qué personas se han unido a la reunión antes de que esta empiece, por lo que si entra alguien indeseado, podemos demorar el comienzo de la reunión hasta que se haya ido. También se puede evitar que nadie se una a la reunión antes que lo haga el anfitrión, así no puede añadirse una de estas personas.
  • Bloquea a los participantes extraños: tenemos la posibilidad de bloquear a un participante desde la lista de estos que hay en la barra de navegación.
  • Silencia a determinados participantes: también se puede bloquear el micro de estas personas extrañas que han aparecido en la reunión, con el objetivo de evitar cualquier situación embarazosa.

Dudas sobre Zoom | Shutterstock

Para hacer todo esto debemos ser anfitriones de la reunión, de lo contrario no tendremos control sobre esas personas que se han “colado” en ella. Son decisiones al fin y al cabo de sentido común, y formas de prevenir un problema mayor en una de estas reuniones.