LOS INSTAGRAMERS TIENEN ADICCIÓN POR ESTOS FILTROS ARTÍSTICOS

LOS INSTAGRAMERS TIENEN ADICCIÓN POR ESTOS FILTROS ARTÍSTICOS

Prisma, la app del momento, usa redes neuronales para interpretar y adornar tu cara

La app de fotografía móvil del momento se llama Prisma y crea filtros muy chulos y precisos para fotografías. ¿Cómo lo hace exactamente? De eso vamos a hablar.

Así retoca Prisma las fotos
Así retoca Prisma las fotos | Agencias

Prisma es la aplicación que está creando adicción entre los aficionados a la fotografía móvil. No es tan popular como Instagram en estos momentos, por aquello de que apenas lleva unos meses en la AppStore de Apple y porque se ha lanzado esta misma semana en la PlayStore de Google; y tampoco tiene la comunidad de fieles de VSCO Cam, que es la más chachi-piruli para los que realmente entienden algo de fotografía.

Sin embargo, esta nueva aplicación puede hacerse un hueco en el corazón de muchos, sobre todo entre los instagramers.

Su planteamiento es parecido al de Instagram, allá en sus inicios: hacer fotos con filtros chulos. Estos filtros, sin embargo, son una obra de ingeniería impresionante con unos resultados sorprendentes para cualquiera. Si en Instagram tienes que probar todos los filtros antes de encontrar uno bueno para esa foto, con Prisma los prueba todos y no sabes con cuál quedarte de lo bien que lucen todos ellos.

¿Dónde está el secreto de esta app? En las redes neuronales que utiliza para interpretar las imágenes que subimos a sus servidores. Lo hacen con mucha precisión y aplican los cambios de una manera muy precisa. Es algo que funciona a las mil maravillas en estos momentos y que apenas tarda unos instantes.

Es algo que puede cambiar ahora que se ha lanzado para Android y que muchas más personas van a darles trabajo que hacer, pero mi experiencia personal con Prisma en este sentido ha sido buena desde el principio.

Toda la ingeniería necesaria para esto la ponen los servidores de la aplicación, de modo que tu móvil no sufre las consecuencias – gasto de batería, calentamiento, lentitud, falta de potencia. Además, sus creadores aseguran que jamás almacenan las fotografías que los usuarios modifican, pues las codifican antes de almacenarlas, por lo que el proceso parece también bastante seguro.

En estos momentos, Prisma tiene ‘esclavizadas’ tres redes neuronales para hacer todo el trabajo, si bien se lo reparten cada una de forma eficiente.

Y os preguntaréis, ¿de verdad hace falta algo tan avanzado para aplicar filtros? Sí, porque en realidad lo que estas redes crean son nuevas imágenes con las modificaciones pertinentes; no aplican los filtros. Casi podría decirse que es una primera muestra de ingenio computerizado, si bien las órdenes siempre las damos nosotros.

A pesar de que esto se ha hecho con anterioridad, la clave de Prisma es la velocidad a la que funcionan sus redes neuronales. La relevancia de esta aplicación reside en las matemáticas y el código que durante meses fueron creando y depurando sus artífices.

Es difícil saber cuánta aceptación tendrá una versión ‘avanzada y más científica’ de Instagram entre los usuarios, pero Prisma introducirá pronto fotografías animadas y pretende ir más allá de esta primera fase en la que se encuentra. Los resultados hablan por sí mismos, pero la calidad de una app de fotos no siempre determina su éxito.

Ahora mismo, compartir las fotos de Prisma es sencillísimo, y el hashtag que va pegado a ellas cuando se comparten en Twitter, Facebook, Instagram y demás es lo que ha ayudado en un primer momento a su creciente popularidad. ¿Podrá sobrevivir sin su propio espacio dedicado?

Ya lo veremos.

Bruno Louviers | @brunolouviers | Madrid | 28/07/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.