Cuando Vine aterrizó en nuestros 'smartphones' e Instagram reaccionó introduciendo vídeos en su aplicación, muchos aceptaron la difícil misión de resumir historias en tan solo unos segundos. No es sencillo dotar de consistencia a un argumento en un tiempo tan escaso y pocos lo han logrado hacer con éxito. Algunos sí, porque fueron más astutos y decidieron usar ese intervalo para despertar la curiosidad de aquellos que pulsasen 'Play'.

El artista británico Adam Westbrook forma parte de este reducido grupo. Este productor, director, diseñador y guionista ha puesto en marcha el canal Delve.tv, que trata de prender la chispa de la curiosidad en el usuario a partir de fragmentos audiovisuales breves.

La idea surgió de la casualidad mientras husmeaba en una pequeña biblioteca de París, la Biblioteca Americana, a escasos metros de la Torre Eiffel. Con la curiosidad como su única guía, se puso a saltar de libro en libro sin fijarse en la temática, con el único propósito de aprender algo distinto.

La experiencia le gustó tanto que decidió llevarla al vídeo. Se le ocurrió crear pequeños 'clips' promocionales de historias, anécdotas o cuentos para invitar a los espectadores a ir un paso más allá. Lo define como el “trailer de una película para la mente”.

Westbrook no pretende que los 'instagramers' que se topen con Delve.tv se queden solamente en sus pequeños vídeos. Su intención es que se interesen por un tema, que escuchen por primera hablar de él y sea la fascinación la que les lleve en busca de un libro o, más sencillo, a ampliar la información en Wikipedia.

Se trata de un producto para aquellos que adoran aprender, que indagan con el único objetivo de adquirir conocimiento e instruirse en algo nuevo cada día. Ahora, sin ir más lejos, los creadores de Delve.tv se han propuesto 'resumir' en vídeos de 15 segundos –el máximo permitido en Instagram- la inabarcable historia universal.

Tampoco es que lo pretenda contar todo. Se trata de rescatar algunos episodios memorables, como la increíble fuga de una joven danesa tras ser capturada por la Gestapo durante la Segunda Guerra Mundial o la invención del cine, que se suele atribuir de forma errónea a los hermanos Lumière.

Tenemos a nuestro alcance una cantidad ingente de conocimiento, pero buscamos excusas para no esforzarnos. Decimos, por ejemplo, que el cerebro no está preparado para asumir una avalancha tal de información. Al menos esta es la opinión de Westbrook, que habla del cerebro como un músculo más que debemos entrenar para obtener mejor rendimiento.

La pesas son sus vídeos. Las hay pequeñas y manejables, como las de Instagram, y las hay bastante más pesadas. Hablamos de ensayos audiovisuales” que revelan aspectos relativamente desconocidos de la historia o pretenden derribar mitos.

Por ejemplo, que Leonardo Da Vinci fuera un genio. Vale, su teoría es discutible, pero no nos negarás que el tipo aporta interesantes argumentos y consigue retener tu atención ¿Le has dado ya a seguir en Instagram?