Instagram se ha convertido en una de las redes sociales preferidas por adolescentes y jóvenes. Debido a esto, desgraciadamente también ha pasado a ser uno de los canales utilizados para llevar a cabo prácticas de ciberbullying, un tipo de acoso que ha nacido con las nuevas tecnologías y que se basa en el uso de redes sociales y apps de mensajería instantánea para humillar, insultar, excluir o chantajear a otras personas.

Algunos de los problemas típicos que aparecen con el ciberacoso se pueden ver en la nueva serie de Flooxer, Más de 100 mentiras, en donde Lara, Irene o Alan tendrán que enfrentarse a este y otros problemas relacionados con las redes sociales, como Instagram.

La plataforma ha tomado cartas en el asunto y en los últimos meses ha puesto en marcha diversas medidas para prevenir y detectar este tipo de situaciones, con el fin de desterrar este tipo de prácticas de la red social. Hace unos meses introdujo un filtro de comentarios que analiza los comentarios del feed, el perfil y la pestaña Explorar, con el objetivo de identificar aquellos que pueden resultar ofensivos o abusivos y ocultarlos de manera proactiva. Recientemente, esta función también se ha trasladado a los comentarios de las transmisiones en directo.

Por otro lado, el pasado mes de diciembre Instagram anunció que estaba empezando a utilizar machine learning para detectar mensajes intimidatorios en las fotos, una medida que agilizará la detección de contenidos inapropiados.

Además de estas medidas, de acuerdo con el medio estadounidense TechCrunch la plataforma está considerando poner en marcha una versión de las Historias llamada “School Stories” (Historias escolares), en la que solo podrán participar los estudiantes de los colegios, como un espacio protegido, divertido e inclusivo para que los niños compartan contenidos con sus compañeros.

Aparte de permanecer lejos de las miradas de usuarios ajenos al colegio, el código que ha sido detectado por TechCrunch especifica que las Stories para las escuelas serán revisadas y moderadas de manera manual para garantizar la seguridad de la comunidad.

De momento Instagram no ha confirmado que vaya a poner en marcha esta función, así que tendremos que esperar para saber si finalmente será una realidad.