Instagram, esa red social de fotografía que ha enamorado desde a aficionados a profesionales del marketing, pasando por famosos y adolescentes, ahora está sirviendo para poner nombres a los niños que nacen. La plataforma babycenter.com, que lleva un registro de los nacimientos en Estados Unidos, ha publicado unas estadísticas que revelan la creciente popularidad de una serie de nombres que hacen referencia a filtros de Instagram.

Pero, ante todo, tranquilidad; los nombres que se están ganando el favor de los nuevos padres no son del tipo ‘sepia’. En este caso la sonoridad tiene algo más de estilo y puede que no marque al niño de por vida. Los nombres que el Baby Center ha visto crecer en los últimos años son Lux, Ludwing, Amaro o Reyes, en el caso de los niños. Para niñas algunos de los que más se han puesto de moda han sido Juno, Valencia o Willow.

Varios de estos nombres han crecido de manera espectacular. En el último año, Lux se ha puesto de nombre un 75% más, mientras que Ludwing (que por cierto significa "guerrero famoso") ha subido un 42%. El que más crece entre los de niña es Juno, con un 30%.

En las gráficas que proporciona babycenter.com se puede ver cómo a partir de 2011 y 2012, cuando la popularidad de Instagram empezaba a dispararse (nació en octubre de 2010), las curvas se levantan. El caso de Juno es especial, pues tal vez la película del mismo nombre, estrenada entre 2007 y 2008, contribuyera también a poner de moda el nombre. En cualquier caso, el filtro que Instagram introdujo hace unos meses habría disparado de nuevo su popularidad.

Y es que llamar a los niños de la misma forma que algo que aprecian los padres, como homenaje, no es exclusivo de la modernidad de la sociedad de consumo. De hecho, una gran mayoría de los nombres en Occidente tienen tintes religiosos y sirven como homenaje a personajes bíblicos. Ya más cercanas en el tiempo están las modas de poner nombres a los hijos de figuras públicas, como políticos o famosos varios.

Las series y películas son capítulo aparte. 'El señor de los anillos' y 'Star Wars' se prestaban a que los padres más fanáticos de las sagas se decidieran a poner a sus hijos Frodo o Leia. Buscando en LinkedIn y en Facebook se pueden encontrar muchas personas que se llaman Luke Smith o Leia Smith, por probar con uno de esos apellidos comunes en inglés.

Es cierto que nombres como los de Luke y Leia ya existían antes de que salieran a la luz las películas de 'Star Wars', pero con la emisión de la saga hubo un boom del uso de estos nombres. Lo mismo ha ocurrido con Lux, por ejemplo, que es anterior a la era pre-Instagram pero con el que la aplicación de fotografía ha hecho que muchos padres lo vean con buenos ojos.