Facebook ha dejado de innovar en algunos campos para dar paso a una estrategia a la que, al parecer, le está tomando la medida: copiar las principales características de otras plataformas para integrarlas en sus servicios. Así, hace unos meses los de Mark Zuckerberg introdujeron la esencia de Snapchat en Instagram y, poco después, hicieron de Messenger un mercado de compraventa al más puro estilo Wallapop.

Ahora le llega el turno a Slack. Facebok ha decidido hacerle la competencia a esta popular plataforma de comunicación profesional lanzando su última herramienta, Facebook Workplace.

Tal y como se puede ver en la página web de esta nueva plataforma, está pensada para que las empresas y cualquier tipo de organización tengan un lugar corporativo en el que almacenar documentos, imágenes y vídeos de forma ilimitada, además de tener al alcance de la mano la posibilidad de crear proyectos de equipo sin fin y comunicarse a través de ‘streaming’.

En definitiva, se trata de una plataforma colaborativa con la que Facebook pretende facilitar la comunicación entre empleados de una misma empresa, algo similar a lo que ya hace Slack.

En realidad, esta herramienta lleva ya un año de pruebas –bajo el nombre de 'Facebook at Work'- con éxito en países como Estados Unidos, Francia, Noruega, Reino Unido e India. Ahora da el salto a todo el mundo con esta renovada imagen y con unas tarifas al alcance de cualquier corpañía: la versión más cara de Workplace (que permite el acceso de hasta 1.000 usuarios mensuales) vale sólo 3 dólares.

Además, las organizaciones sin ánimo de lucro y las instituciones educativas tendrán acceso gratuito a esta plataforma que usa el sistema de muros, permite llamadas, tiene las mismas reacciones que la propia red social e incluso trae analíticas debajo del brazo.