Resulta imposible olvidar los famosos dictados que hacíamos en la clase de Lengua cuando éramos pequeños. Quien más y quien menos, siempre había alguien que trataba de pergeñar alguna treta para acabar lo antes posible.

Intentábamos adelantarnos a lo que los profesores iban a decir, para así ganar ventaja y llegar sobrados a las siguientes frases. Había ocasiones en las que acertábamos y salía bien la estratagema y otras en las que no había suerte. Pues bien, ahora Mark Zuckerberg quiere lograr esto mismo, pero con un robot.

Según la última investigación que ha hecho pública el creador de Facebook, su equipo está trabajando en dotar de mayor habilidad a M, su asistente virtual en Messenger. Su propósito no es otro que lograr que este sistema de inteligencia artificial (IA) entienda cómo funciona el pensamiento humano a la hora de expresarse para poder predecir algunas palabras en los textos que se le planteen.

El primero reto al que se ha enfrentado ha sido sumamente sencillo. El libro de 'Alicia en el País de las Maravillas' ha sido el elegido por Zuckerberg y su equipo para poner a prueba la nueva versión de su máquina de inteligencia artificial, que ha logrado el objetivo que le planteaban.

“Históricamente, los ordenadores han sido capaces de predecir palabras sencillas como ‘el’ o ‘en’ y verbos como ‘correr’ o ‘comer’, pero no eran tan eficaces al predecir sustantivos como ‘bola’, ‘mesa’ o nombres de personas”, apuntaba el fundador de Facebook.

Ahora, ellos quieren ir un paso más allá. Su propósito era que el robot entendiera el contexto de una oración y pudiera predecir, con la máxima precisión y fiabilidad posible, las palabras más difíciles, como son los sustantivos y los nombres propios.

Al final, detectaron que la precisión de la máquina era mayor cuando se le daba la cantidad justa de contexto en torno a aquellas palabras que debía adivinar.

Can we teach AI to read Alice in Wonderland? Our artificial intelligence team has done research where they've trained...

Posted by Mark Zuckerberg on jueves, 18 de febrero de 2016

La compañía lanzó M el pasado mes de agosto y los informes con los primeros resultados despertaron el entusiasmo del equipo de Zuckerberg. Los investigadores comenzaron a utilizarlo para todo, desde reservar mesa en un restaurante hasta encontrar el regalo idóneo para su pareja.

Según comentan, la ventaja que presenta respecto a otros asistentes virtuales como Siri es que hay editores humanos detrás de la máquina. No todo queda en manos de la tecnología, sino de las personas que se encargan de instruirla.

A juicio de Mark Zuckerberg, esta investigación supone un avance importante de cara a perfeccionar su asistente de voz. Pero aún queda un largo camino por recorrer. Por ello, como suele ser habitual en estos casos, el equipo de inteligencia artificial de Facebook ha compartido sus conclusiones con la comunidad de investigadores que trabajan en el desarrollo de mecanismos de inteligencia artificial.

No obstante, quienes han probado la versión beta de Facebook M han quedado sorprendidos por su eficiencia. Aseguran que, como ya adelantaban sus creadores, aprende rápido de las necesidades de los usuarios para responder de forma efectiva.

Sin embargo, ahí no acaba todo. Facebook también se está sirviendo de la inteligencia artificial para trazar mapas del mundo y saber no solo dónde vive la gente, sino también cómo afecta eso a su conexión a internet. Así, Mark Zuckerberg podrá completar el objetivo que se había propuesto con Internet.org de permitir el acceso a la Red al 10% de la población mundial que aún no lo tiene. Gracias al aprendizaje al que han sometido sus algoritmos de IA, puede realizar mapas más precisos y, así, lograr mejores resultados.

“Creemos que estos datos tiene muchas más aplicaciones impactantes, como la investigación socioeconómica y la evaluación del riesgo de los desastres naturales”, apuntaba Facebook en un comunicado.

La inteligencia artificial avanza a pasos agigantados y, además de para adelantarse a las palabras que aparecen en 'Alicia en el País de las Maravillas', seguro que nos será útil en un futuro no muy lejano.