Si hay un problema que Facebook arrastra desde hace tiempo es el envejecimiento de su población. Las nuevas generaciones prefieren Instagram –que afortunadamente para Mark Zuckerberg pertenece a su imperio–, YouTube, Snapchat e incluso otras aplicaciones nuevas que han dado con la tecla para atraer a este público. Una de ellas es TikTok, que absorbió este verano a la plataforma Musical.ly y está orientada a la creación y consumo de vídeos cortos.

Musical.ly, y ahora TikTok, se ha popularizado como una aplicación para que los usuarios suban vídeos cortos cantando, al más puro estilo karaoke. Aunque también prolifera un cierto estilo de vídeos divertidos, con aspiraciones a convertirse en virales.

Su éxito –ha sido la más descargada en la App Store en el primer trimestre de 2018– habría alentado la voracidad de Facebook, que necesita nutrir su red social principal de público adolescente para asegurar su futuro. De ahí que la compañía trabaje en una aplicación para que los usuarios puedan grabar y compartir vídeos musicales, cantando o bailando canciones populares.

El proyecto se denominaría Lasso, según la información aportada por TechCrunch, y en principio se trataría de una aplicación separada. Aunque otros proyectos de este tipo han acabado por incluirse como una sección dentro de la propia Facebook. Resulta llamativo que el equipo encargado de desarrollar este software es el mismo que el que creó la aplicación Watch, ahora integrada en la red social principal de la compañía.

Poco más se sabe acerca el proyecto Lasso, pero parece evidente que se trata de una maniobra para atraer al público más joven. Facebook observa el mercado de los vídeos musicales personales desde hace tiempo. En 2016 ya surgieron algunos rumores de que la compañía quería explorar el mercado de Musical.ly. Al parecer, los responsables decidieron que la aplicación no sería tan popular como parecía en un primer momento y se frenaron los intentos por lanzar algo parecido.

Facebook Lip Sing | Facebook

Sin embargo, en junio Facebook acercó sus vídeos al ámbito musical. Lanzó la posibilidad de añadir una canción a las grabaciones de los usuarios y habilitó una herramienta, Lip Sync Live, para sincronizar el esfuerzo de karaoke de un usuario con la canción correspondiente. Por si fuera poco, recientemente la red social ha anunciado la posibilidad de añadir a tu perfil una canción, en una reivindicación retro al estilo MySpace.

Si las grabaciones musicales personales triunfan entre los más jóvenes, Facebook quiere estar ahí. No en vano, según la firma analista Piper Jaffray, el porcentaje de adolescentes que usan la red social en Estados Unidos ha caído del 60% al 36% en los últimos dos años. Ahora solo el 5% de este público señala a Facebook como su aplicación social favorita.