TecnoXplora » Redes Sociales

REDE SOCIALES

Posturas con las que es imposible salir mal en una foto sentado

Salir bien en una foto cuando estamos sentados puede ser complicado, pero estas poses te ayudarán a conseguir la imagen adecuada.

Publicidad

Sacarnos autorretratos o selfies cuando estamos sentados puede convertirse en una tarea tediosa. Cuando estamos apoyados, el cuerpo no queda igual de erguido y muchas veces influye en el resultado final de la fotografía. En el vídeo te damos los trucos para poder presumir en redes sociales de las fotos más bonitas.

Los autorretratos sentados sirven para una gran variedad de situaciones: renovar el DNI, actualizar la foto del currículum, conseguir el mejor ángulo para la foto de graduación o simplemente sacarte un buen selfie para subirlo a las redes sociales. Sin embargo, salir bien cuando estamos sentados no es nada sencillo. Ya sea en el suelo, la cama o una silla, estos consejos te ayudarán a conseguir la fotografía perfecta para la situación que necesites.

Espalda recta

Lo primero de todo (y lo más importante) para cualquier postura con la que quieras posar es mantener la espalda recta. Si llevamos un rato sacándonos fotos probablemente el cansancio hace que nuestra espalda se curve. Debemos mantenerla siempre recta para estilizar el cuerpo y evitar una apariencia agotada.

Utiliza las piernas

En segundo lugar, las piernas, aunque no vayan a salir en el encuadre, las debes tener en cuenta. Una de las poses más sencillas para una fotografía en el suelo consiste en recostarse sobre una de las piernas. Con esta postura te sentirás cómodo porque resulta muy natural, lo que se traducirá directamente a la manera en la que la imagen es percibida.

Escaleras

También, podemos utilizar las escaleras para conseguir un selfie más desenfadado e informal. Podemos hacer un montón de poses, pero una de las más sencillas es recostarse un poco sobre ellas, y agarrando tu cabello tirándolo hacia atrás.

Vestuario

Finalmente, es imprescindible tener en cuenta nuestro outfit. Para ello, deberemos tener imaginación con nuestra ropa o complementos. Hay que tener en cuenta la forma de nuestro cuerpo para compensar la composición ingeniosamente con el vestuario que empleemos. Por ejemplo, si llevas una chaqueta vaquera deja que tus hombros queden al descubierto para darle un toque diferente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Qué es la dismorfia del selfie y cómo puede afectar a tu autoestima

Publicidad