“Lo que será el iWatch de Apple y lo que no será”, tuitea una revista. “Será un reloj con pantalla táctil. No será Jesús”, contesta el justiciero. Una popular web de tecnología comenta: “Parece que iOS8 tendrá 'jailbreak' pero...”. “... No hay 'jailbreak' todavía”, responde con sorna el azote de los titulares intencionadamente ambiguos. Acaba de resumir en pocas palabras dos artículos que, a su juicio –y no suele equivocarse-, no merecía la pena leer. Nos ha ahorrado un par de clics innecesarios.

Como agradecimiento, centenares de personas retuitean y/o marcan sus mensajes como favoritos. Se está convirtiendo en un héroe para los internautas cansados del periodismo que solo piensa en los clics, las páginas vistas y los usuarios únicos. Es ya el peor enemigo de las webs que escriben para Google, Analytics y el anunciante. Algo así como el defensor del lector 2.0.

Se llama Jake Beckman, es periodista, y se gana la vida escribiendo para Rebel Mouse. Sin embargo, su cara más rebelde, la que le ha hecho famoso, es la que muestra en Twitter. Hace poco más de un mes estrenó el perfil @SavedYouAClick para desmontar la farsa de la que hoy viven numerosos medios y 'juntaletras'.

width="590"

Con sus tuits, Beckman es el niño que grita al emperador que va desnudo. Exageraciones, preguntas que jamás responderá el artículo o que se responden solas, medias verdades... Se conoce todos los trucos que utilizan las webs para cazar clics y los pone en evidencia con sus afilados comentarios. Volvamos a los ejemplos.

Un programa de televisión 'vende' el enlace a uno de sus artículos con el comentario “por qué Jessica Alba no hace escenas desnuda”. Podría haber titulado con la respuesta, que es la auténtica noticia, pero no lo hizo. De haberlo hecho así, ¿hubiera pinchado tanta gente? Seguro que no. Por eso @SavedYouAClick entra en acción y retuitea añadiendo la respuesta: “No quiero que mis abuelos me vean las tetas”.

Otro ejemplo: “¿Cuál es el equipo más valioso del Mundial?”, tuitea Sports Illustrated. Y Beckman pulveriza el misterio: “España (vale más de 900 millones)”. ¿Acaso no era esta la noticia? Podrían haber titulado con algo como esto: “La selección española es el equipo más valioso del Mundial”. Pero eligieron una pregunta para que los lectores tuvieran que pinchar en busca de respuesta. Afortunadamente, @SavedYouAClick estaba ahí para impedirlo.

Sin duda esta cuenta ofrece un servicio público al internauta. En un par de segundos ha obtenido de forma condensada la misma información que hubiera leído regalando un clic a la ABC. Y así con casi todos: versiones digitales de los diarios en papel, programas de radio, nativos digitales... El periodismo 'cazaclics' se ha convertido en la norma cuando debería ser, como mucho, la excepción.

En la lista de Beckman hay al menos 100 medios de comunicación, a los que sigue la pista en busca de este tipo de prácticas engañosas. No es el primero que lo hace, pero sí el primero que lo hace de forma generalizada y no contra una cabecera en concreto como HuffPoSpoilersUpworthySpoiler.

Lo más curioso y sorprendente es la reacción de algunas víctimas habituales de Beckman. La versión británica del Huffington Post, por ejemplo, ha cerrado el círculo elaborando un titular 'cazaclics' que lleva a los lectores a un artículo sobre... ¡@SavedYouAClick y la plaga de titulares 'cazaclics'! Es el colmo de la autorreferencia, ¿no?