TecnoXplora » Redes Sociales

DIMES Y DIRETES POR DOQUIER

Las cotillas del barrio ya tienen red social (y los demás también pueden disfrutarla)

Una nueva red social, LocalFlow, pretende que conozcas a fondo tu barrio y estés en contacto con tus vecinos. La idea no es mala, salvo por un pequeño detalle: se puede publicar información sin necesidad de estar registrado, así que el anonimato le abrirá las puertas a un torrente enorme de cotilleos y rumores que pueden convertir tu vecindario en un campo de batalla en el que los bulos sean un arma arrojadiza.

Secretos a voces con una nueva red social

coolio-claire en Flickr bajo licencia CC Secretos a voces con una nueva red social

Publicidad

David G. Ortiz | @gomezortiz | Madrid
| 29.07.2014 00:51

Llegas a una ciudad nueva o te mudas de barrio, y empieza entonces un proceso de búsqueda que puede llevarte meses, incluso años. Al fin y al cabo, no sabes dónde venden el mejor pan en esa zona, ni qué frutería te convencerá más... Tampoco tienes ni idea de cuál será el fontanero de confianza en tus nuevos dominios.

Lo ideal sería saber qué te recomienda la mayoría de tus vecinos (a los que tampoco conoces, claro), pero no es posible preguntarles uno a uno. Te tendrás que conformar con saber dónde suele comprar tu vecino de enfrente.

Sin embargo, pronto puede haber una manera de preguntarle a más gente de tu zona y, además, saber qué se cuece por tus calles. Será una app la que te servirá para conocer todos los rincones (y los secretos) de tu nuevo lugar de residencia –si es que empieza a tener tirón y a sumar usuarios, claro-. Su nombre es LocalFlow y, aunque su planteamiento es bueno, puede ser un caramelo envenenado que convierta tu vecindario en un campo de batalla.

Preguntas ¿anónimas?

La aplicación, que está disponible de tan solo para dispositivos con iOS, es tan útil como peligrosa. Por una parte, cualquiera puede entrar y preguntar algo. La idea es buena: buscas un servicio y te pueden recomendar a alguien para hacerlo o incluso puede ofrecerse él mismo para echarte una mano.

Sin embargo, la aplicación, que también está pensada para compartir noticias o imágenes que han tenido lugar en tu zona, tiene una característica que la convierte en un arma de doble filo: no es necesario registrarse para usarla.

Es entonces cuando se abre la veda del cotilleo. Ya sabemos lo que termina sucediendo con las redes sociales en las que no es necesario el registro y los mensajes son totalmente anónimos: la crítica y el 'troleo' se convierten pronto en la nota dominante de esas plataformas.

Tal y como están detalladas en la web de esta nueva red social, las intenciones no son malas: "El objetivo es poner en contacto a gente que vive o está en el mismo lugar", aseguran sus creadores. También se puede leer que los usuarios podrán "compartir cualquier información que crean que puede ser útil para las personas que están en el mismo lugar".

Y, claro, suena bien, pero ¿hay algo más útil (o al menos atractivo) que enterarte de los cotilleos de tus vecinos? Aunque lo ideal sería que la gente utilizase LocalFlow para anunciar, por ejemplo, que se le ha perdido el perro -y que la colaboración de tus vecinos acabe con el problema-, no parece muy probable que las situaciones heroicas superen en número a la propagación de bulos, rumores y cotilleos.

width=

¿Funcionará el karma?

Angelo CapilleriFabio NicotraAndrea Caldarelli, los tres fundadores italianos de esta app, han tenido en cuenta que el anonimato puede servir de escudo para publicar información que tenga de cierta lo que Kiko Rivera de (buen) cantante.

Para evitar que LocalFlow se convierta en una constante batalla, esta nueva red social tendrá un sistema de comentarios y votos que determinará qué noticias son interesantes. Además, los usuarios ganarán “karma” en función del éxito y la credibilidad que el resto de usuarios otorgue a sus publicaciones. Algo parecido, salvando las distancias, a Menéame.

¿Será este el mejor sistema para que el anonimato no convierta LocalFlow en un magacín hiperlocal de noticias del corazón? Al fin y al cabo, si las publicaciones son votadas en función de su interés, es más que probable que tus vecinos consideren muy interesante lo que pase en tu vida privada y que tus romances sean leídos por todos. Y en cuanto a la credibilidad: son cotilleos, ¿qué más da?

Quizá buscar panadería a base de ensayo y error y llamar a un fontanero fiándote de tu instinto, a la antigua usanza, no sea tan mala idea. Por cierto, bienvenido a tu nuevo vecindario ¡No te fíes de nadie!

Publicidad