Cada vez que uno de tus contactos te envía un mensaje a través de Facebook, la propia red social se encarga de avisarte de ello. Ya sea a través de la aplicación móvil o de la versión web de la red social de Mark Zuckerberg, el icono del bocadillo muestra un número, indicando todos esos mensajes que tienes sin leer.

Sin embargo, Facebook ofrece otro buzón distinto, algo más escondido y que no muestra habitualmente. Se trata del lugar al que van a parar todos esos mensajes de ‘spam’ enviados por otros usuarios de la red social que no se encuentran entre tus contactos.

Dicho buzón se encuentra en este enlace, aunque hay otras dos formas de acceder a él: desde la aplicación móvil de Facebook Messenger, solo hay que entrar en Configuración y elegir 'Solicitudes de mensajes' dentro del menú Personas. Una vez ahí, deberás entrar en 'Ver solicitudes filtradas' y será ahí donde aparezcan todos esos mensajes que Facebook decidió archivar en este cajón del olvido.

Además, desde la versión web del chat de la red social, en Messenger.com, también es posible acceder hasta estos mensajes de la misma manera. La sorpresa, más allá de encontrar este buzón, es que algunos usuarios pueden hallar en él algo enviado por otro usuario de Facebook que, lejos de ser ‘spam’, pretendía ponerse en contacto con nosotros.