Seguro que te has hecho está pregunta más de una vez o, a lo mejor, a base de ensayo y error ya has encontrado tu propia respuesta. ¿Sabes qué? Es una de las mejores formas: prueba con un mismo tuit en diferentes momentos del día y comprueba cuál ha tenido mejor acogida.

No es un método infalible, porque entran en juego muchos factores que no estarás controlando: que casualmente haya más gente conectada a la que interesa la temática del tuit, que ese contenido concreto, pero no necesariamente todos, sea más propicio para una determinada hora... Pero te servirá para hacerte una primera idea de por dónde van los tiros. Eso sí, ten cuidado con el 'spam': no envíes el mismo mensaje más de cuatro veces (y, aún así, es mucho).

Este es el sistema más rudimentario y artesanal de todos, pero también hay herramientas y métodos que nos permiten automatizar la tarea. El primero del que os vamos a hablar es Tweriod, que analiza tus tuits y a tus seguidores en busca del 'prime time' de tus publicaciones. Su funcionamiento es extremadamente sencillo: das permiso a la aplicación para que acceda a tu Twitter y en un par de horas te mandan un DM con los resultados (por supuesto, gratis).

width=

Un poquito más sofisticada es Followerwonk. Entras en la web, pinchas en “Analyze followers”, escribes tu nombre de perfil en el campo habilitado a tal efecto y en el desplegable eliges “analyze their followers” para que la herramienta inspeccione tu lista de seguidores (tarda unos segundos, no te desesperes).

Cuando termine, entre otros datos de lo más interesantes, te mostrará dos gráficos: uno con las horas de mayor actividad de la gente que te sigue y otro con las tuyas, para que puedas compararlos, corregir tus errores y determinar por ti mismo el mejor momento para tuitear. También puedes aprovechar la sincronización con Buffer (si es el gestor que utilizas) para que genere una agenda de publicaciones y se encargue de distribuir tus tuits a lo largo del día de forma totalmente automática.

width=

Además, algunas de las más populares herramientas para gestionar redes sociales incluyen la programación inteligente de tus publicaciones en función de los picos de actividad entre sus funciones por defecto. Es el caso, por ejemplo, de Hootsuite:

width=

Cada usuario es mundo y, por eso, lo mejor es que utilices sistemas como estos, que ofrecen conclusiones personalizadas. No obstante, hay algunas lecciones que se pueden aprender en base a lo que ya han investigado otros. Por ejemplo, se sabe que los días de diario la implicación es un 14% mayor que los fines de semana, aunque esto no se cumple a rajatabla con las marcas, que obtienen un 17% más de implicación cuando tuitean en fin de semana. Ya sabes, si llevas la cuenta de una empresa no te descuides ni los días de descanso (siempre puedes programar los envíos).

Además, se ha comprobado que los momentos que la mayoría de usuarios eligen para revisar la red de los 140 caracteres son, por este orden, los trayectos en transporte público (por la mañana, de ida; y por la tarde, de vuelta), las horas de trabajo (por aquello del escaqueo) y las comidas, porque mucha gente aprovecha la mano que le deja libre el tenedor para acceder a Twitter desde el móvil.

Como ves, lanzar el tuit en el momento adecuado es muy importante, pero no es ni mucho menos el único factor que determina su repercusión. ¿Le has puesto una foto? Parece que están funcionando muy bien. ¿Has incitado al resto de usuarios con preguntas, verbos activos u otros llamamientos a la acción? Hacerlo puede aumentar los clics, los retuits y granjearte alguna que otra mención. ¿Has agotado todos los caracteres disponibles o has dejado espacio para el comentario? Los mensajes de menos de 100 caracteres son los que más implicación generan.

Hay muchas variables a tener en cuenta a la hora de mover un contenido en Twitter. No es sencillo, pero conocer las horas puntas de tus seguidores ayuda (y mucho). ¿A qué esperas para hacer la prueba?