Twitter tiene un problema: los bots y perfiles automáticos cada vez están más presentes en su red social y copan más parte de la conversación. Y eso no puede ser bueno para casi nadie, pero sobre todo no es buena para la propia red social.

Lo peor quizá sea que la figura ha evolucionado mucho. Antes era más o menos sencillo detectar a un bot, ya que no tenía foto de perfil y no hacía ningún tipo de interacción más allá de tuitear compulsivamente. Sin embargo, ahora los bots retuitean y hasta le dan a 'Me gusta' a los tuits de otros. De hecho, es bastante probable que sigas a alguno sin darte cuenta de que, tras ellos, no hay ninguna persona con esos nombres y apellidos.

Los problemas que generan los bots

1.- Propaganda

Es uno de los mayores problemas. Si los bots hacen bien su trabajo acaban dominando el discurso en la red social, con lo que el debate es prácticamente inexistente o, como poco, queda apagado ante la avalancha de tuits propagandísticos.

2.- Manipulación y fake news

La propaganda es el primer paso hacia la manipulación. Y si a eso le sumamos la posible difusión de noticias que sean manifiestamente falsas, tenemos la receta perfecta para que la red social sea un perfecto foco de desinformación.

3.- Contaminación de la red social

Si preguntas a un usuario de Twitter qué le parece esta red social, tendrá mejor o peor opinión, pero todos coincidirán en decirte lo mismo: hay demasiada crispación Y si ya estamos crispados solo con las broncas que tenemos entre nosotros, imagínate lo que pasará si los bots llegan a dominar totalmente el discurso.

Así quiere acabar Twitter con ellos

Twitter parece haberse tomado al fin en serio el tema. Desde la red social aseguran que van a tomar cartas en el asunto en sus propios términos de uso, que entrarán en vigor el próximo 23 de marzo. Y lo harán básicamente en dos direcciones:

1.- No a las acciones simultáneas

A Twitter no le hace ni pizca de gracia que una persona tenga acceso a muchos perfiles de Twitter. Lo entiende en el caso de los profesionales del social media, pero no en el resto de ocasiones. Por ello, la red social tiene pensado controlar y prohibir que una misma persona, desde varios perfiles a la vez, pueda tuitear, retuitear, dar a 'Me gusta' o seguir a gente de manera automática, simultánea y totalmente organizada.

2.- Restricciones a las apps de publicación

Twitter también se lo va a poner (un poco) difícil a aquellas herramientas que te permiten simultanear varias cuentas o incluso programar tuits, como ocurre en el caso de Tweetdeck o Buffer. La red social va a exigir a este tipo de aplicaciones que no permitan replicar contenido idéntico o sustancialmente similar desde sus servicios de programación de tuits, algo que, por ejemplo, Buffer ya lleva prohibiendo desde hace un tiempo.