TecnoXplora » Móviles

GRAN CALIDAD Y BAJO PRECIO EN MÓVILES ZTE

ZTE Blade S6, el teléfono estilo Arda Turan

Aunque muchos usuarios han tenido un móvil ZTE, pocos lo buscaron. Durante un tiempo, la compañía se limitó a ofrecer opciones de gama baja que los operadores regalaban con sus tarifas. Sin embargo, ahora la compañía ha comenzado a ampliar su catálogo con terminales de gran calidad y bajo precio, como este ZTE Blade S6.

ZTE Blade S6

ZTE ZTE Blade S6

Publicidad

Guillermo del Palacio | @13370N3 | Madrid
| 26.05.2015 09:45

Pese a quien pese, por mucho que hablemos de los iPhone 6, Galaxy S6 o demás gamas altas, al final las carteras de gran parte de la población no se pueden permitir acceder a estos dispositivos, al menos mientras su precio se mantiene estable. Además, desde hace unos años la gama media tiene mucha calidad y cada vez son más fabricantes quienes apuestan por ella. ZTE es uno de ellos.

Tiene sentido: a todos nos gustan Batman y Superman, Iron Man y Thor, Vegeta y Goku o Messi y Cristiano, pero si no nos los podemos permitir, no nos quejamos cuando nos salvan la vida (o la Champions) Flash, Daredevil, Trunks o Arda. Con el Blade S6 ocurre lo mismo: si no existiesen los mejores, podría ser el mejor. Y solo cuesta 269 euros.

No ha sido fácil llegar hasta aquí, porque durante años ZTE no se lo ha propuesto. Como esa etapa en la que los superhéroes se plantean qué hacer con su don, los móviles de la firma china se conformaban con ser medianías que cumplían -si lo hacían- y ya. Pero no: un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Lo primero es conseguir un traje decente. No se puede salvar Gotham o Nueva York con una sudadera y una careta mal recortada. El diseño, por lo tanto, está mucho más cuidado. En la parte delantera es atractivo (el detalle de que el botón de inicio muestra también las notificaciones, por ejemplo, es elegante) y en los laterales combina belleza y comodidad con un borde curvado.

La parte trasera, por contra, deja mucho que desear: solo hay plástico. Imita el acabado del aluminio, de acuerdo, pero ni siquiera lo hace bien. Incluso se nota el hueco que hay entre carcasa y componentes. Que no se entere Kingpin, porque todas las leches te las vas a llevar por ahí.

Y hablando de las entrañas, aquí también hay buenas noticias. El procesador (Snapdragon 615 de ocho núcleos) y la RAM (2 GB) se unen para dar un rendimiento magnífico. Es posible que sus superpoderes no sean tan vistosos, pero saca a los niños de la casa en llamas con la misma efectividad. La pantalla de 5 pulgadas, aunque no llega a Full HD, cumple con creces (y, de hecho, esto ayuda un poco a que el procesador tenga menos trabajo). La lente de 13 megapíxeles es de Sony, lo cual es bueno, pero está un poco desaprovechada, ya que el software no saca todo el partido posible de ella.

El ZTE Blade S6 llega con Android Lollipop y una capa de personalización, MiFavor 3.0, pintona y que no molesta mucho. Puede dar problemas a quienes se enfrenten por primera vez con este sistema operativo, pues tiene algunas opciones propias que llegan a desconcertar al principio (todas las aplicaciones aparecen al deslizar hacia un lado la pantalla principal, aparece un menú al deslizar el dedo desde la parte inferior...). En cualquier caso, pasado un rato con el terminal ya no habrá problemas.

Además, ZTE ha incluido algunas aplicaciones propias. El problema es que una de ellas es virtualmente inútil y la otra, por muy curiosa que resulte, se usará pocas veces.

Alive Share permite enviar archivos entre móviles sin necesidad de una conexión WiFi y hasta chatear en salas privadas. Suena bien hasta que descubres que solo es compatible con este teléfono, al menos de momento, así que será difícil sacarle partido.

Por otro lado, Smart Sense permite realizar acciones con gestos. Hacer círculos con el Blade S6, por ejemplo, activa la linterna (o la calculadora); una V enciende el reproductor... Al final, entre que podrían funcionar mejor y que tampoco tenemos necesidad de parecer Harry Potter, los usaremos poco. Aun así, hay un par de ellas que sí pueden ser útiles (girar la pantalla para silenciar una alarma o pasar la mano sobre la misma para silenciar una llamada). Al final, Flash también tiene sus trucos.

Publicidad