No son pocos los que apuntan a que las tablets están un poco muertas, y no sin razón. Los dispositivos ya no son tan importantes ni punteros como antes porque los teléfonos móviles han aumentado en tamaño, en características y porque ahora hay ordenadores portátiles con pantallas táctiles que se pueden separar para usarlas, puntualmente, como tabletas. El iPad vende menos que nunca, así que con eso lo decimos todo.

En medio de esta situación, Google ha decidido ir contracorriente y ha centrado su nueva versión de Android en algunas características que precisamente pueden mejorar mucho la experiencia de usuario con las tablets Android.

Esta nueva versión se llama Android N y todavía está en una fase preliminar, esto es, no se puede bajar sin correr el riesgo de cargarte tu teléfono o de encontrarse con múltiples errores. Por eso, querido lector, nosotros hemos corrido el riesgo y lo hemos instalado por ti para decirte si realmente merece la pena.

En resumen, sí, claro que la merece. Aunque la adopción de las nuevas versiones de Android es lenta en el 90% de lo dispositivos -esto es, en los que no lanza Google directamente- los avances de cada versión son notables, y Android N no iba a ser menos: hay un nuevo sistema de notificaciones muy práctico y en general va todo mucho más fluido y rápido. Es lo mínimo que se puede esperar de algo nuevo, pero las novedades no quedan ahí.

Lo más vistoso de esta nueva versión es que permite tener varias ventanas abiertas a la vez de forma muy intuitiva. Es algo que hacen los nuevos iPad, por supuesto, y que Android implementa un poco después, pero merece la pena si tienes un tablet. Si le pegas un teclado, no hay razón ahora mismo para no poder trabajar como si tuvieras un ordenador gracias a esta nueva idea.

Nuevo Android

Esto lo hacen ya dispositivos Samsung, por supuesto, pero a costa de tener que aguantar el resto de software cansino de sus dispositivos y de tener que desembolsar un montón de dinero en los cacharros. Si los futuros Moto X u otros tablets más humildes permiten hacer esto, será un gran avance para Android como sistema operativo multitarea.

Y sí, claro que se puede usar esto en un teléfono: dado que las resoluciones de los smartphones se han catapultado y que la norma ahora son las 5 pulgadas como mínimo, tener dos apps abiertas en dos ventanas mientras usamos el móvil con la pantalla apaisada no es para nada incómodo.

Android N tiene pinta de ser bastante importante para nuevos dispositivos como el Pixel C de Google, esa tablet con teclado que intenta rivalizar malamente con el Surface de Microsoft. Hacer que Android se acerque en alguna medida a lo que pueden hacer los usuarios más 'pro' con un portátil es una medida inteligente si tenemos en cuenta que los dispositivos convertibles son la última moda y parece que van a quedarse un tiempo con nosotros.

Falta todavía mucho para que Android N llegue a los móviles de todo el mundo (dadle mínimo medio año para que se lance en los Nexus de Google), pero seguro que más de una compañía de hardware está ya trabajando en aprovechar sus ideas para robar terreno a los ordenadores una vez más. Esto es algo que las tablets llevan tiempo intentando, con mayor o menor éxito, así que vemos cómo evoluciona el asunto durante 2016.