Jeff Bezos es uno de los hombres más ricos del planeta, su fortuna la ha generado alrededor del gigante de la distribución en Internet, siendo el CEO de Amazon, lo que sin duda ha generado un interés a su alrededor a veces desmesurado, e incluso peligroso. Ahora hemos conocido que en 2018 Bezos fue hackeado, gracias a un simple mensaje de WhatsApp que el enviaron con un vídeo. Ahora han salido a la luz algunos detalles inquietantes sobre la autoría de tal ataque al magnate norteamericano.

Gracias al envío de un vídeo en WhatsApp

Como es lógico, estas cosas suelen salir a la luz tiempo después de que se produzcan los hechos. En esta ocasión, siempre según The Guardian, el resultado de la investigación posterior al hackeo de este móvil apuntaba a que una gran cantidad de datos fueron extraídos del teléfono de Bezos. Lógicamente no se ha detallado nada sobre el contenido de estos datos. Y el pasado año 2019 Bezos fue víctima también de un ataque, o mejor dicho en este caso, una extorsión, por parte de un medio, que le amenazaba con publicar textos y fotos de sus relaciones sentimentales fuera del matrimonio.

Jeff Bezos acusa a la empresa matriz del tabloide The National Enquirer de chantajearle con publicar mensajes de texto y fotos íntimas | Jeff Bezos acusa a la empresa matriz del tabloide The National Enquirer de chantajearle con publicar mensajes de texto y fotos íntimas

Por lo visto el hackeo de 2018 se produjo a través de un vídeo malicioso enviado a Bezos a través de WhatsApp. Como sabéis, no es la primera vez que conocemos algo similar, un tipo de ataque que se lleva a cabo de una manera aparentemente inofensiva, pero que al entregar el mensaje desata una cascada de acciones en el teléfono de la víctima que permiten el acceso remoto por parte de los hackers. Lo curioso de todo esto es que según The Guardian detrás de este ataque a Bezos estaría el Príncipe heredero de Arabia Saudí Mohammed bin Salman. Los sauditas como es lógico han negado la mayor y tildan de absurdas estas informaciones.

De hecho piden una investigación que saque a la luz toda la verdad de lo que ha pasado con el teléfono de Bezos. Cabe recordar que el Washington Post es propiedad de Jeff Bezos, y desde sus columnas Khashoggi fue muy crítico con Mohammed bin Salman, el heredero de Arabia Saudí. El periodista fue asesinado a finales de 2018, y des entonces se ha especulado mucho con la responsabilidad del bin Salman en este episodio tan violento. Por su parte Jeff Bezos no ha querido hacer declaraciones, y por lo que ha desvelado The Guardian está colaborando en las investigaciones acerca de quiénes le atacaron a través de ese mensaje de WhatsApp.

Esto pone de manifiesto lo sencillo que puede llegar a ser hackear el teléfono de una persona tan poderosa y protegida como Jeff Bezos. Algo que nos debe hacer recordar que debemos ser extremadamente cuidadosos con lo que compartimos en las redes y también con lo que recibimos y abrimos en nuestros terminales, porque nunca se puede saber a ciencia cierta su procedencia o intenciones. Aunque lógicamente, lo más normal es que ciudadanos normales y corrientes como nosotros no seamos el objetivo de los hackers más solventes del planeta.