TecnoXplora » Móviles

LO ÚLTIMO DE LA COMPAÑÍA PUEDE COMPETIR CON EL IPAD

Samsung Galaxy Tab S: la tableta del 'partido a partido'

Tras una serie de pruebas poco exitosas, Samsung ha conseguido encontrar la clave para fabricar una tableta capaz de competir con el iPad. No ha sido fácil, pero las dos versiones de Tab S (con pantalla de 8,4 o 10,5 pulgadas) ya pueden jugar con los mayores.

Samsung Galaxy Tab S

Samsung Samsung Galaxy Tab S

Publicidad

Guillermo del Palacio | @13370N3 | Berlín
| 05.09.2014 16:56

Desde la aparición del primer iPad, el mercado de las tabletas ha sido muy parecido a la Liga española: estaba dominado por muy pocos. De hecho, en este caso ni siquiera era una rivalidad entre Real Madrid y Barça; el dispositivo de Apple hacía las veces de merengues y blaugranas a la vez y miraba con desprecio al resto de terminales que trataban de hacerse un hueco en el sector.

Esto permitía que cada año solo tuviese que realizar fichajes para apuntalar el equipo, ya fuese en forma de nuevos procesadores (el todocampista que necesita un buen once para funcionar correctamente), pantallas Retina (ese tipo de jugador con estilo y clase en regates y centros) o incluso algún galáctico ocasional, en forma de rediseños y formatos mini.

Mientras tanto, un rival se preparaba para el asalto al trono escondido a plena vista. Samsung se puso el traje (y la gomina) del Cholo Simeone y aplicó a su táctica todo lo que había aprendido en las categorías inferiores, que en este caso son el mercado móvil. En lugar de intentar hacer que Apple perdiese, fueron a por el partido.

Sin Mono Burgos y sin destruir el juego del rival, este particular Atlético tiene un estilo preciosista y vertical, que se traduce en unas líneas espectaculares. Galaxy Tab S es una tableta bonita, más Zidane que Khedira; más Cruyff que Mascherano. Cuenta con el acabado en falso cuero característico de Samsung y unos bordes metálicos que dan un toque elegante. La pantalla Super AMOLED no se queda detrás y hace que las imágenes y los vídeos se vean tan bien como su exterior. Además, es ligera como pocas, incluso en su versión de mayor tamaño.

Por dentro, la velocidad y el rendimiento que cabría esperar de un procesador Exynos 5 Octa y 3 GB de RAM. Es decir, sin ningún tipo de queja. La capa de personalización que la firma coreana pone sobre Android cada vez se parece más a Tizen y esto no es una casualidad. En cualquier caso, esto hace que los menús sean más limpios y comprensibles.

Hay, eso sí, varias funciones pensadas para el ecosistema Samsung que tal vez no sean para todos. Por ejemplo, habrá quien no encuentre la utilidad a utilizar el teléfono desde la tableta (o quien no tenga un terminal compatible), pero ahí está. Otras más generales, como la división de pantalla, siempre son bienvenidas.

Junto a las dos Galaxy Tab S han llegado una serie de accesorios destinados principalmente al trabajo (teclados, básicamente), pero de los que se puede aprovechar cualquiera. Juega a lo que sabe, que es ser una tableta, pero el Atleti también sabe tocarla cuando los rivales se encierran en el área.

Por lo tanto, Samsung se ha encontrado de repente (aunque, desde luego, no ha sido una sorpresa) con una plantilla capaz de ganar la Liga y disputarle la Champions a Apple, Microsoft o quien se ponga por delante. Lo mejor -para ellos, claro- es que ha llegado en un año en el que los de la manzana parecen haber puesto más esfuerzos en la renovación del iPhone y la llegada de nuevos productos, pero han 'descuidado' su tableta, de la que no se esperan grandes novedades.

Por el momento 'Jony Ivelonso' no ha dejado el equipo ni parece que vaya a hacerlo, pero está claro: hay Liga. Una que se disputará partido a partido.

Publicidad