Los teléfonos móviles se han convertido en auténticos ordenadores de bolsillos, bastante más potentes que aquellos que ocupaban la mitad de nuestro escritorio y que contaban con monitores que pesaban decenas de kilos. Estos teléfonos móviles cada vez cuentan con más sensores, y ahora hemos conocido que el Samsung Galaxy S11, el próximo tope de gama de los surcoreanos, podría contar con un espectrómetro. Un objeto de sobra conocido por científicos, siendo de los más utilizados en distintos campos de la ciencia, pero que como sabéis sería prácticamente inédito en un entorno como el de la telefonía móvil.

¿Para qué sería necesario este sensor en un móvil?

Como es lógico, lo normal es que la mayoría de usuarios de los móviles de Samsung no vayan a darle un uso eminentemente científico al espectrómetro, salvo que sean unidades destinadas a un uso profesional. Pero en el día a día sí que es un atributo que podría darnos ciertas alegrías utilizando el teléfono. No es la primera vez que se escucha que se han creado espectrómetros tan pequeños que se podrían equipar en la estrecha electrónica de un smartphone. Ahora sabemos que hay patentes de Samsung que contemplan esta función y un sensor específico para ella, que podría darnos determinada utilidad.

galaxy s10 samsung 5g_643x397 | Economía Digital

El espectrómetro aplicado a un móvil sería como un sensor más de la cámara de fotos, como el que se usa ya TOF para medir la profundidad de una escena en una foto o hacer un escaneo 3D de un objeto. En el caso del nuevo Samsung Galaxy S11 este se encontraría ubicado junto a la cámara de fotos. Y lo normal sería esperar que el espectrómetro se utilizara para escanear distintos objetos midiendo el espectro de radiación electromagnética. Esto permitiría entre otras cosas, conocer la composición química de los objetos escaneados. Así como la posibilidad de cuantificar la presencia de azúcar en los alimentos, como la fruta, o también comprobar el estado de la piel.

Samsung Galaxy Note 10+ | Samsung

De esta manera, por ejemplo, podríamos escanear la comida antes de consumirla para conocer sus valores nutricionales reales, al instante. Además también nos permitiría medir la frecuencia cardiaca o el estrés. Por lo tanto se abrirían muchísimas posibilidades, sobre todo orientadas al campo de la salud y la vida sana. Pero como es lógico, con este sensor en el teléfono, los desarrolladores podrían desatar su creatividad y ofrecernos algunas utilidades que no hemos visto venir hasta ahora en un móvil. Como decíamos, no sería el primer móvil en contar con un espectrómetro, en su momento el Chanhong H2 lo estrenó en el mercado, sin mucha trascendencia.

Evidentemente no será lo mismo que el mayor fabricante de smartphones del mundo se anime a introducir este sensor, ya que la popularidad de esta funcionalidad se dispararía. En cualquier caso se trata simplemente de un rumor alrededor del próximo tope de gama de Samsung, pero no nos extrañaría que este tipo de tecnología llegara pronto al mercado a través de otros fabricantes. Sobre todo porque la evolución de estos sensores ya permite integrarlos cómodamente en la electrónica de estos dispositivos.