Un Mobile World Congress más, dos nuevos Lumia. Microsoft continúa con una estrategia que, por el momento, no les va mal: llenar el mercado de teléfonos económicos específicos para un tipo de usuario. En este caso, aquellos que quieren una gran pantalla con sus nuevos Lumia 640 y, sobre todo, el que nos ocupa, Lumia 640 XL. El 'Super size me' telefónico.

Con 5,7 pulgadas de pantalla (resolución HD), se trata de un dispositivo algo más pequeño que su anterior phablet de gama media, el Lumia 1320 de 6 pulgadas. Sin embargo, también es bastante más asequible (100 euros más barato, que en estos entornos de precios es una barbaridad), a pesar de lo cual tiene mejores componentes. El procesador, por ejemplo, es un Snapdragon 400 de cuatro núcleos, en lugar de los dos que tenía el que podría ser considerado su predecesor.

El tamaño define y el Lumia 640 XL es uno de esos teléfonos que prefiere la voluptuosidad a ser un dispositivo escuchimizado. Con pantallas más grandes se pueden hacer más cosas, especialmente en entornos laborales que utilicen los programas de ofimática de Microsoft: para editar un Excel o un Word en un dispositivo de bolsillo, cuantas más pulgadas, mejor.

Lo mejor es que todo esto está disponible por unos 250 euros, un precio muy asequible. Lo peor, que en este rango hay rivales Android con un rendimiento superior y un ecosistema más rico como es el del sistema operativo de Google. Lumia, por el momento, no deja de ser una alternativa. Aunque al menos se trata de una interesante.

A nivel de diseño, nada nuevo bajo el sol. Y cuidado, porque si pasas mucho tiempo ahí y no te pones crema te terminas quemando. El aspecto Lumia todavía triunfa en las pasarelas, pero porque los modelos Android son más feos. Cuando llegue un diseñador que tire de guapos y guapas, Microsoft va a tener que innovar o que convencernos con otros complementos.

Como suele ocurrir, el rendimiento es excelente y la cámara de 13 megapíxeles está por encima de lo que vemos en este sector del mercado (la frontal, de 5, también). La pega es que en esta ocasión la pantalla sí deja algo que desear. Demasiado tamaño para tan poca resolución. La batería, a cambio, resiste un día sin problemas.

Así pues, el Lumia 640 XL es 'el Lumia Grande', que forma equipo con 'el barato', 'el baratísimo', 'el de los selfies' o 'el de la cámara'. Todos con su característica principal, pero ninguno con todas, como los Power Rangers. Y así hasta que con Windows 10 llegue por fin el Megazord que aúne las características más relevantes (el precio, por desgracia, difícilmente será una de ellas) y deje de luchar con los Moto G o Aquaris E5 y empiece a pelear con los grandes del sector.