Durante varias generaciones de iPhone, el Touch ID fue uno de los elementos esenciales de los iPhone más clásicos. El gran botón redondo debajo de la pantalla se convirtió con el paso de los años en un rasgo reconocible del iPhone. Dentro de este botón se integraba el lector de huellas, que como suele hacer Apple, aquí tenía un nombre más comercial que el de los oponentes. Con la llegada del iPhone X y su Face ID, el sistema de escaneo facial para reconocer a los usuarios, el Touch ID tradicional pasó a mejor vida. Pero parece que el regreso de un Touch ID mejorado a los iPhone es solo cuestión de meses, porque todo apunta a que en 2020 lo veremos en algunos iPhone.

Un Touch ID completamente renovado

Volvemos a hablar de este componente de los iPhone porque una solicitud registrada en la oficina de patentes norteamericana, nos avanza precisamente el regreso de un lector de huellas a lo que parece es una nueva generación de este componente, que disfrutaremos de una forma completamente distinta respecto de lo que habíamos experimentado hasta ahora en los iPhone. Porque si el Touch ID siempre ha estado integrado en un botón físico en el frontal, esta patente apunta a la integración de uno de estos lectores debajo de la propia pantalla del teléfono. EL esquema que se ha aportado para la patente es bastante claro en este aspecto.

Patente de Apple | USPTO

En él se puede ver la pantalla de un dispositivo móvil, el dedo en la pantalla y el mensaje de “Access granted” mostrando que con este simple gesto se puede desbloquear el terminal. Esto evidentemente significa que estamos ante una solución de lector de huellas integrado en la pantalla. Por tanto podríamos estar ante el nuevo Touch ID que tanto se ha rumoreado para el iPhone SE 2, que se espera pueda presentarse durante la próxima primavera en Cupertino. De esta forma podríamos disfrutar en 2020 del regreso de este legendario componente de una manera completamente renovada.

Hablamos del iPhone SE 2 porque no se espera que Apple renuncie por completo al Face ID de los actuales iPhone 11, ya que también se ha convertido en toda una enseña, tanto del diseño como del funcionamiento de estos teléfonos. Se especula con que el nuevo Touch ID podría convivir alguna generación con el Face ID en los iPhone 12, contando con ambos métodos de identificación en el mismo teléfono. Lo que está claro es que esta patente viene a confirmar lo que se ha venido rumoreando mucho tiempo, que Apple ya trabaja en la implementación del lector de huellas en la pantalla. Algo que ya está presente en los móviles Android incluso de muchos de gama media con precios más o menos asequibles.

Uno de los principales requisitos para poder montar este tipo de lector de huellas es que la pantalla sea OLED, aunque hay algún fabricante que ha podido introducirlo también en las LCD, todo apunta a que el iPhone que estrene este nuevo Touch ID deberá contar con una pantalla OLED. Así que todo apunta a que el iPhone SE 2 podría contar con una pantalla de este tipo.