La firma china Realme se ha convertido en el principal azote de Redmi, la marca de móviles económicos de Xiaomi. A su vez Realme es la marca de dispositivos baratos de Oppo, por lo que estamos evidentemente en una lucha directa por el mismo pastel del mercado. En este caso la firma ha presentado el Realme C3 en la India, un móvil que probablemente veamos en España en el futuro. Llega con unas características que nos hacen pensar en que puede convertirse en un excelente competidor para el Redmi 8 e incluso el Redmi 8A, en esa franja de precio que va desde los 100 a los 120 euros.

Características del Realme C3

Aunque lo hemos emparejado con los Redmi 8 por el precio, este móvil desde luego apunta más alto, y va en la misma línea de otros teléfonos de Realme que ofrecen características por encima de lo que podemos esperar por su precio. En este caso tenemos un teléfono con una pantalla de gran tamaño, con 6,5 pulgadas, que cuenta con resolución HD+ y un notch en forma de gota de agua, que le sienta muy bien y que deja al resto de la pantalla con unos bordes casi inexistentes. Por tanto estamos ante un móvil de gran panel, pero que por su relación de aspecto se agarra bien en las manos y no es tan grande.

Realme C3 | Realme

Respecto de su procesador, se trata del nuevo MediaTek Helio G70, que ha sido desarrollado precisamente para comportarse mejor con los juegos más exigentes, aunque dentro del rendimiento que podemos esperar de un móvil de gama media. La memoria RAM es de 3GB o 4GB, mientras que el almacenamiento interno está disponible en 32GB o 64GB siendo ampliable mediante tarjetas microSD. La cámara de fotos es dual, contando con dos sensores de 12 y 2 megapíxeles, mientras que la cámara delantera que se aloja en el notch de gota de agua es de 5 megapíxeles.

Realme C3 | Realme

Respecto de su batería, es un móvil que destaca por su gran capacidad, muy por encima de la media, porque nos ofrece nada menos que 5000mAh. Una característica curiosa es que cuenta con carga inversa, lo que quiere decir que con un cable OTG es capaz de cargar a otros dispositivos con la energía de su batería, por lo que en realidad puede funcionar como una batería externa. Es compatible con carga rápida de 10W. En el apartado del software también hay novedades destacadas, ya que es el primero móvil que cuenta con Realme UI de fábrica, la nueva capa personalizada específicamente para los móviles de la marca.

Por lo que a diferencia de los anteriores terminales ya no contará con ColorOS como capa de personalización. Es un móvil que curiosamente no llega con lector de huellas, aunque sí con desbloqueo facial, y que está disponible en colores rojo y azul. Vistas las características, el precio sin duda es uno de sus aspectos más destacados, siendo de alrededor de 90 euros al cambio, una auténtica ganga, que veremos si se conserva cuando llegue a España.