TecnoXplora » Móviles

ADMÍTELO: TE PICA LA CURIOSIDAD

¿Qué significan los símbolos grabados a la espalda de mi móvil?

Un cubo de basura tachado nos invita a pensar en las consecuencias antes de tirar a la basura un viejo terminal. Las siglas FCC y CE indican que el dispositivo cumple con los requisitos legales y técnicos para ser vendido en EEUU y el Viejo Continente ¿Qué más podemos encontrar en la parte trasera de un smartphone?.

Parte de atrás del iPhone 6

John Karakatsanis en Flickr CC Parte de atrás del iPhone 6

Publicidad

Si tienes un iPhone o un Nexus sabrás perfectamente a qué símbolos nos referimos: están en la parte trasera del terminal, abajo, junto al propio logo de la marca o el fabricante. Sin embargo, si la carcasa que protege la batería de tu móvil es extraíble (como sucede, por ejemplo, con los Samsung Galaxy), esta aparente ristra de jeroglíficos estará algo más oculta. Si buscas bien, la encontrarás.

Los más puristas del diseño, con los 'fanboys' de Apple a la cabeza, suelen oponerse a estas señales. Ensucian la obra maestra de 'sir' Jony Ive y pocos usuarios las entienden ¿Y tú? Probablemente llevas años mirándolas sin ver más allá del dibujo, o quizá las cubriste con un 'bumper' o una funda nada más comprar el terminal. En cualquier caso, por si te pica la curiosidad, vamos a explicar su significado.


Samsung S5 contra iPhone 5S, por Kārlis Dambrāns, en Flickr

Hablemos en primer lugar de los ausentes. Durante muchos años, los móviles llevaron a su espalda un símbolo que parecía estar compuesto de una F y una C. En realidad se trataba de una F y dos C, siglas en inglés de la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), el organismo que debe dar el visto bueno a los dispositivos que salen al mercado en los Estados Unidos.

¿Por qué ya no se deja caer por los smartphones? Por una enmienda que el presidente Obama firmó el 26 de noviembre de 2014. La norma, conocida como 'E-LABEL Act', permite que los fabricantes muestren la información requerida por el regulador norteamericano en pantalla, por ejemplo en una sección de los ajustes.

Esto que vale para la FCC no sirve, sin embargo, para las autoridades europeas. Los símbolos que sigues viendo en la trasera de tu móvil de última generación responden pues a los requisitos del Viejo Continente, empezando por la marca CE o de Conformidad Europea.

Por sí sola garantiza muy poco: únicamente la palabra del fabricante. Apple o Google/LG afirman al colocarla que su dispositivo cumple con los requisitos mínimos legales y técnicos en materia de seguridad que imponen los países de la UE.

Sin embargo, el número de cuatro cifras que suele aparecer al lado se refiere a alguna de las organizaciones encargadas de verificar dicho cumplimiento. En el caso de los iPhone es el 0682 de Cetecom ICT Services (acreditada por Alemania) O en el de Google el 0168 de Tüv Süd (acreditada por el Reino Unido).


Nexus 5, por John Karakatsanis, en Flickr

Llega ahora el turno de la exclamación, el llamado “símbolo de alerta” que hace referencia también a una peculiaridad de nuestro lado del charco. La Unión Europea y sus estados miembros aplican restricciones a los dispositivos a la hora de usar su espectro radioeléctrico. Es el famoso asunto de las bandas de frecuencia, que determinan si un terminal podrá conectarse o no a cierta red (3G, 4G LTE...) en un país, en función de las bandas con las que sea capaz de trabajar el dispositivo y las que hayan sido destinadas a esa función por las autoridades.

Los dispositivos que no sortean todas las restricciones (como el iPhone o los Nexus) tienen que llevar una exclamación al dorso para avisar a los usuarios: “Ojo, amigos, que voy a intentar operar en unas bandas de frecuencia que igual no son las adecuadas en vuestro país”. Así la gente se informa antes de aflojar la pasta y se evitan decepciones.

¡Siguiente símbolo!

El cubo de la basura tachado, como la directiva europea a la que alude, es un discreto defensor del medio ambiente y los derechos humanos. Nos recuerda que los móviles que desechamos a lo loco, sin reciclar, acaban a menudo en vertederos tóxicos de Asia y África, perjudicando gravemente el entorno y a la población de los países en vías de desarrollo. Un mensaje que no deberíamos pasar por alto cuando nuestro móvil se rompa o caiga en las garras de la obsolescencia programada.

Publicidad