TecnoXplora » Móviles

VAN A TRIUNFAR... O QUIZÁ NO

Por qué se empeñan en que compremos móviles plegables (y por qué quizá fracasen)

Te los van a meter por los ojos, pero ¿vas a querer comprarte uno? Por ahora no tienen demasiado éxito

Teléfono móvil plegable

Youtube Teléfono móvil plegable

Publicidad

Es una de las mayores tendencias de la industria de los smartphones: en 2018 ya vimos varios adelantos y parece que 2019 será el año del lanzamiento definitivo de varios de los mejores móviles plegables del mercado. Pero, ¿triunfarán? Lo cierto es que las compañías quieren que los compremos, pero parece haber motivos de sobra para pensar que igual no van a tener el éxito que se espera de ellos.

Por qué las empresas quieren que los compres

1.- Novedad

Seamos sinceros: los años en que cada smartphone incluía un sinfín de innovaciones y novedades han pasado a la historia. Y esto no es malo, ya que resultaba inevitable: tras el surgimiento del iPhone y los sucesivos modelos de otras marcas, los smartphones tenían que tocar techo en cuanto a innovación y así lo han hecho. Llegados a este escenario, ofrecer terminales plegables es una de las pocas opciones de seguir reinventando un dispositivo que, a día de hoy, ya ha dado mucho de sí y que no tiene tanto margen de mejora como hace diez años.

2.- Mayor pantalla

¿Recuerdas cuando, hace diez años, a todos nos encantaba los móviles pequeños? Hace tiempo, sin embargo, que la tendencia se ha invertido y ahora buscamos pantallas grandes. Pero si no queremos optar por una tablet o incluso una phablet (cuyas dimensiones no entusiasman a todo el mundo), los móviles plegables parecen una buena opción para tener una gran pantalla sin necesidad de ampliar la dimensión de nuestro bolsillo hasta límites exagerados.

Por qué quizá no te seduzcan

1.- (In)utilidad

Vale, la idea de tener un móvil plegable puede sonar seductora de entrada, pero más allá de la novedad, ¿qué aporta exactamente? Tienes una pantalla doble, sí, pero ¿tanto se diferencia en ese sentido de una tablet o incluso una phablet? ¿De verdad merece tanto la pena hacerse con un dispositivo así? ¿Realmente vas a darle tanto provecho?

2.- Experiencia de usuario

El hecho de que sean plegables puede verse como una ventaja para el usuario, que tendrá a su disposición una pantalla grande pero que ocupe la mitad de espacio. Sin embargo, hay un elefante en la habitación que debemos abordar cuanto antes: por lo general, los móviles plegables no se van a doblar exactamente por la mitad, sino que dejarán un espacio de puente que hará mayores sus dimensiones. Es lo que le pasa, por ejemplo, al Flexpai, que deja la parte del doblez ocupando más espacio del que nos gustaría y con la pantalla encendida.

3.- Diseños

Si algo caracteriza a los móviles es que, tanto en la época que tendían a los tamaños pequeños (antes de la era smartphone) como en la actual, que optan por pantallas mucho más grandes, tenían diseños muy cuidados y altamente estilizados. Sin embargo, la propia filosofía del móvil plegable hace mucho más difícil este punto. La mayoría juegan con la ilusión de la pantalla infinita y proporcionan unos recursos por encima de lo normal, pero, al haber depositado toda su fortaleza en el carácter plegable, el diseño acaba relegado a un segundo plano.

4.- Batería

Vayamos a uno de los factores que más nos importan a la hora de comprar un móvil: la batería. ¿Imaginas cuánta batería puede consumir un móvil plegable? Tanto si lo abrimos del todo como si continúa plegado, la segunda pantalla estará ocupando recursos, y eso afectará sí o sí a la autonomía del dispositivo.

Publicidad