TecnoXplora » Móviles

CUESTIÓN DE PROCESADORES

El próximo iPhone podría ser mucho más lento que el S8

Los procesadores para conectarse a internet del último terminal de Samsung son mucho mejores que los que llevarán los iPhone de este año.

Un modelo de iPhone

Getty Images Un modelo de iPhone

Publicidad

El nuevo iPhone 8 que se espera para el último trimestre de este año podría no ser tan veloz como ya lo es el Samsung Galaxy S8, al menos en lo que a velocidad de conexión a internet se refiere.

Esto es lo que se deduce del amplio informe publicado por CNET en el que se desgrana cómo la compañía dirigida por Tim Cook no quiere saber nada, por ahora, del procesador Qualcomm Snapdragon 835 que por ejemplo sí que lleva incorporado el último modelo de Samsung.

Este tipo de procesadores son los que pueden albergar una forma avanzada de conexión 4G, que se ha venido a llamar Gigabit LTE, y que dará mucho que hablar en los próximos años. Apple, por su parte, prefiere desarrollar sus propios procesadores -basados eso sí en los de Qualcomm e Intel, aunque los de esta última no son capaces aún de soportar la velocidad de conexión Gigabit LTE-.

¿Qué consecuencias podría tener esta decisión estratégica de Apple?

En 2017 parece que no tendría ninguna consecuencia, toda vez que la velocidad Gigabit LTE aún no está disponible (tan sólo en unos pequeños reductos de forma experimental), pero se espera que las compañías proveedoras de internet la empiecen a desplegar a partir de 2018.

Si Apple finalmente decide no apostar por ese tipo de procesadores, el iPhone 8 nacerá con desventaja respecto al que ya es su principal competidor, el Samsung Galaxy S8. Y no es un inconveniente pequeño: los primeros cálculos han estimado que la velocidad Gigabit LTE es hasta 16 veces superior a la máxima que existe hasta ahora, por lo que puede ser un factor determinante a la hora de elegir entre comprar un modelo u otro de teléfono móvil de alta gama.

Publicidad